Columnas
2010-01-11
4748 lecturas

Arturo Alejandro Muñoz
especial para G80

Alianza-Concertación, clones políticos

Compiten por maquillar el  cuadro general, pero sin realizar cirugía mayor. Poseen idénticas concepciones respecto de la economía y de la forma en que Chile debe conectarse con el mundo, así como se igualan en sus planes sobre la educación y la salud. Aun más, el accionar de ambos conglomerados se asemeja incluso en  materias de equipamiento bélico para las fuerzas armadas.

A mediados de los años ’80, Chile tenía claro algunos asuntos; por ejemplo, sabía bien qué era lo que no quería, pero dudaba y vacilaba respecto de lo que sí quería. El país deseaba disponer de un mejor nivel de vida, pero desconfiaba de un gobierno administrado por empresarios y, quizá torpemente, miraba con recelo a quienes disponían de  capital financiero para reactivar empresas e industrias. No apostaba todas sus fichas a la clase política, pero tampoco colocaba un centavo a favor de uniformados a cargo del gobierno.  

En esos tira y afloja, ambos, políticos y empresarios, llegaron a un acuerdo  bajo la mirada aprobatoria del mundo militar. Tendríamos un  marco político caracterizado  por la ‘protección de la democracia’, en el que no cabían los excesos ideológicos; y adoptaríamos un modelo económico en el cual el mercado pondría la mayor parte de las reglas.

Para cumplir con éxito el primer punto se aceptó –durante un tiempo indeterminado (que se transformó en eterno)- el sistema binominal en las elecciones parlamentarias. Y en cuanto a la forma que se requería para dar cumplimiento al segundo punto, se protocolizó una serie de medidas cuya longevidad se desconocía (y aún se ignora), como por ejemplo, ‘desmochilar’ al empresariado de los pagos previsionales de sus trabajadores, regular en beneficio de la empresa el derecho a sindicalización y a huelga, reducir al mínimo posible el tamaño del estado y, finalmente, que la economía del país abriera sus puertas al mundo y a al capital extranjero, al que se le exigiría una responsabilidad risiblemente exigua en materias de impuestos y cuidados del medio ambiente.  

Bien o mal (eso lo juzgará  cada quien), Chile dilucidó sus dos deudas históricas. Y en ello estamos hoy, viviendo tales acuerdos, pues ninguno de nuestros últimos cuatro gobernantes ha intentado salirse de los marcos ya expuestos. Por el contrario, actividades tan relevantes como la salud, la educación y el transporte urbano, fueron absorbidos por la nueva marea.  

Más rápido que lento, las gratuidades del estado asistencialista desaparecieron gradualmente, y el paternalismo de  antiguas administraciones dio paso al consumo irrestricto y al individualismo como norma de vida. Si todos tienen uñas, que cada cual se rasque por sí mismo.  

¿DÓNDE ESTÁ  LA DIFERENCIA?

Diariamente estamos enfrentados a una sempiterna decisión: elegir entre esto, eso o aquello. En todo orden de cosas. Siempre, al momento de elegir, se produce indefectiblemente una pérdida. Ocurre hasta con el menú de la cena. ¿Carne o pescado? Usted decide. Pero, al hacerlo, debe tener claro que perderá el sabor del plato desechado.

En política y en economía sucede lo mismo, aunque para algunos este ejemplo podría resultar en exceso mecanicista… sin embargo es válido en cuanto explicación directa y entendible.

El marco económico actual permite más de una reflexión, con mayor propiedad luego de esta última crisis financiera de la cual el mundo aún no logra reponerse del todo. Oficialismo y oposición –Concertación y Alianza- se mueven en un espacio muy acotado y con fronteras claras.  

En estricto rigor, ambos bloques poseen idénticas concepciones respecto de la economía y de la forma en que Chile requiere conectarse con el mundo en el actual período de globalización, así como en sus planes sobre la educación y la salud, coincidiendo también en las decisiones ‘legales’ de hostigamiento y persecución al pueblo mapuche, e impulsando una muy poco democrática política de prensa, la que beneficia casi en exclusiva sólo a los dos consorcios derechistas que se han adueñado del 90% del avisaje fiscal. Aun más, el accionar de ambos bloques (Alianza y Concertación) se asemeja incluso en materias de equipamiento bélico para las fuerzas armadas.  

Las diferencias son menores, pues los dos bloques poseen historia poco limpia si revisamos el pasado cercano.  

La Concertación no puede negar (aunque le quite el bulto) que  algunas de sus raíces provienen del terreno que ocupó la desaparecida Unidad Popular, responsable en parte significativa del fracaso económico y del desorden social acaecido durante el trienio 1970-1973, con las trágicas consecuencias conocidas.  

Mientras que la Alianza es heredera de un bagaje político que ella misma recaudó durante la dictadura militar, a la cual apoyó sin ambages (y colaboró, amén de incentivarla), desconociendo ex profeso y voluntariosamente los asesinatos, persecuciones y apremios ilegítimos efectuados por agentes del Estado, tanto como muchos de esos derechistas impulsaron y aprovecharon el desmantelamiento de las empresas fiscales que adquirieron a precios ínfimos.

En el acuerdo final, logrado por ambos conglomerados luego del plebiscito de 1988, la Concertación renunció a procesar judicialmente a Augusto Pinochet, mientras la Alianza prometió casarse con el sistema democrático, pero sin necesidad de amarlo.  

Sin embargo, y esto es lo  relevante, unos y otros se comprometieron  a preservar la economía de libre mercado, la democracia protegida, el sistema binominal, la reducción del tamaño del estado, la privatización de la mayor parte posible del patrimonio fiscal, y la preeminencia del sector privado por sobre el estatal.  

Ante ambos bloques, una vez más, se presentó la elección entre carne y pescado, aunque en este caso sólo momentáneamente.

No resulta extraño entonces, a los ojos de cualquier analista político, que el empresariado criollo y transnacional mostrase en estos últimos 20 años una abierta simpatía (y apoyo)  por los gobiernos de la Concertación. Al capitalista de aquí y de allá le interesa únicamente que la oposición derechista UDI-RN  mantenga un 35% de la votación popular, como forma de asegurar el derecho a veto en el Congreso Nacional ante cualquier posible desaguisado que se le ocurriese al ‘socialismo’ gobernante en cuanto a privilegiar –mediante el envío de proyectos de ley- la fuerza laboral por sobre el capital.  

¿Y las diferencias reales, significativas, entre Concertación y Alianza, cuáles son? Muy pocas, o ninguna. En los hechos concretos resulta  ímprobo demostrar qué distingue política y económicamente hoy, por ejemplo, a José Miguel Insulza de Pablo Longueira… o cuáles son los perfiles que en esas mismas materias diferencian a Sebastián Piñera de Ricardo Lagos… o a Cristián Larroulet de Andrés Velasco, y a este de Hernán Büchi.   

Quizá se trate únicamente de detalles (algunos más importantes que otros, claro), como el discurso regionalista de la alcaldesa de Concepción, que por cierto no amaga ni cuestiona al actual sistema económico por ningún flanco, ni tampoco intenta jaquear al sistema binominal que tan buen rédito le ha dado a la derecha política.  

Concertación y Alianza apuestan por maquillajes al  cuadro general, pero no por cirugía mayor. Hoy, ni Frei ni Piñera difieren en sus concepciones más de fondo respecto del marco fiscal o de la gobernabilidad en términos económicos y de comercio internacional. Se diferencian por detalles que pueden ser considerados  casi insulsos, mínimos, irrelevantes para la marcha del país.

Es que los antiguos golpistas ingresaron por una puerta lateral al salón de la democracia institucional, mientras que los viejos revolucionarios tomaron asiento en las primeras filas del libre mercado. Ahí lograron mezclarse, o ‘mixturarse’, como dicen los brasileños. Hoy, antiguos revolucionarios  filo marxistas y viejos sediciosos golpistas ultra conservadores, disfrutan -como socios políticos- de los dos platos  de la cena institucional: carne y pescado, sin necesidad de renunciar al sabor de uno de ellos… es que así actúa una verdadera ‘sociedad’ política-económica, como la instituida por el actual duopolio binominal.  

¿Para qué -y con qué objetivo nacional- seguir discutiendo respecto de las habilidades y pecados de cada uno de los candidatos que actualmente postulan al sillón de O’Higgins?   Se trata de una tarea superflua, útil sólo para rellenar ‘democráticamente’ las alicaídas y melifluas parrillas programáticas de nuestra ñoña televisión.  

De aquí en más,  tal como ha ocurrido desde el año 1990, la alternancia en La Moneda será sólo un cambio de nombre y de ‘facha’, pero no de ideas, pues a los chicos egresados de la University of Chicago en los años ’70- ’80, conscientes de la impronta que estamparían en el alma de Chile al inventar el juego que mantiene hasta hoy entusiasmada a la clase política y adormecido al electorado  mediante el consumo desatado, le asistía la certeza de  estar imponiendo un  sistemita que duraría, como mínimo, tres cuartos de siglo.  

Y la Historia parece haberles dado la razón.  
 
Arturo Alejandro Muñoz
 

Comenta con ayuda de Facebook(*) (Habilitado el 11 de diciembre del 2009): ¡OJO! Se puede comentar escribiendo un mail (no se muestra es solo para validación) o con cuenta de Facebook.


(*)Algunas versiones de Internet Explorer bloquean esta herramienta social, sugerimos navegar con Firefox, Safari, Opera, Chrome u otro navegador web para hacer y leer los comentarios



1.484.038 lecturas en total tienen las 513 columnas de Arturo Alejandro Muñoz con 2.893 lecturas en promedio por columna
Columnas de Arturo Alejandro Muñoz
2017-08-03
El desorden del PS
591 lecturas

2016-08-08
¿Qué quiere y para quién trabaja la Democracia Cristiana?
3651 lecturas

2016-08-02
La neo burguesía fiscal
3423 lecturas

2016-06-24
Chile vive hace años su propio “Brexit”
2586 lecturas

2016-06-20
El duopolio y sus alcaldes en comunas rurales, ¿ridículo… o ridículos?
1594 lecturas

2016-06-14
El enemigo no sólo es la derecha… es el sistema
1496 lecturas

2016-06-07
Cría cuervos... y la actual prensa canalla que siempre apoyaste te arrancará los ojos
2282 lecturas

2016-06-03
"Izquierdistas de orilla" en la Nueva Mayoría
1688 lecturas

2016-05-25
Ante un país en protesta, casta política apuesta al “mal menor”
1216 lecturas

2016-05-11
Redes sociales y prensa "oficial", ¿quién miente más?
1538 lecturas

2016-05-02
Trabajadores analizan nuevas formas de lucha
1597 lecturas

2016-04-29
Revoloteo en gallinero político confirma profundidad de la crisis
1070 lecturas

2016-04-26
¿Va a sufragar en octubre? Entonces lea esto
1225 lecturas

2016-04-21
¿El arte es de izquierda o sólo es arte sin apellidos?
1362 lecturas

2016-04-20
Tu generación y la mía unidas tras el mismo objetivo: Asamblea Constituyente
1282 lecturas

2016-04-12
Ese “centrino” llamado Patricio Aylwin Azócar
2772 lecturas

2016-04-05
Ese mal ejemplo político llamado Chile
1342 lecturas

2016-04-01
Democracia en reversa, dictadura perfecta
1369 lecturas

2016-03-14
¡¡¡A las municipales, a las municipales…!!!
1480 lecturas

2016-03-07
Graban conversación top-secret de dos sediciosos con un general
1499 lecturas

2016-01-20
Tarud, ¿parlamentario asertivo o simplemente bravucón?
1601 lecturas

2016-01-14
Gracias a mis miedos eres rico y estás libre
1551 lecturas

2016-01-11
Ya no hacemos ni haremos Historia
1459 lecturas

2016-01-06
Retazos olvidados para reconstruir una identidad política
1504 lecturas

2016-01-04
El último kilómetro
1564 lecturas

2015-12-13
La función terminó, a sacarse disfraces y caretas
1833 lecturas

2015-12-08
Izquierda latinoamericana sufre fractura en su columna vertebral
1732 lecturas

2015-11-30
No es por la democracia, es por otra cosa
1591 lecturas

2015-11-25
Neoliberalismo a la chilena se toma Argentina. ¿La culpa es del peronismo solamente?
1565 lecturas

2015-11-22
PDC, del éxtasis al regreso a sus raíces y al declive
1824 lecturas

2015-11-05
Que el populacho nos deje robar tranquilos, somos los jefes
2118 lecturas

2015-10-24
Iniciativa privada principal factor del desarrollo: mito empresarial
2232 lecturas

2015-10-21
Asamblea Constituyente: enemigo público número uno
1640 lecturas

2015-10-16
Mamihlapinatapai... en la administración comunal
1765 lecturas

2015-10-08
Señores parlamentarios, ustedes ya carecen de autoridad
1723 lecturas

2015-10-04
Pancho I, ¿pastor de algunos o capo de familia?
2966 lecturas

2015-09-25
La soberbia derrotada y la vanidad humillada
1858 lecturas

2015-09-21
Casos Wal-Mart y Felipe Kast certifican cuán débil es nuestra democracia
1691 lecturas

2015-09-08
Nuestra identidad nacional es la no-identidad
1972 lecturas

2015-08-31
Camioneros de Pinochet... raya para la suma
1904 lecturas

2015-08-27
No hay peor astilla que...
1668 lecturas

2015-08-24
El logro político de la corrupción y la estulticia
1634 lecturas

2015-08-21
Los temidos tres tercios anuncian regreso
1083 lecturas

2015-08-17
No hay tarugos para clavar la rueda de la Historia
1711 lecturas

2015-08-14
Sindicato Parlamentario, un proyecto posible
1252 lecturas

2015-08-09
La crisis política abrió las cloacas
1266 lecturas

2015-07-29
La UDI tiene su propio Ku-Klux-Klan
2052 lecturas

2015-07-23
La calva muerte busca siempre a los mejores
2296 lecturas

2015-07-14
Caso Stoulman-Pessa ¿podría comprometer a Augusto Pinochet Hiriart?
2813 lecturas

2015-07-10
Lo que nos ha enseñado el neoliberalismo
1920 lecturas

2015-07-09
En Chile no hay Bastilla, sólo hay Congreso Nacional
1684 lecturas

2015-07-02
La araña, la telaraña y la maraña
1681 lecturas

2015-06-24
Mirando Chile desde la otra banda
1815 lecturas

2015-06-17
¿Quo vadis, PS?
1718 lecturas

2015-06-15
La copa de la paciencia comienza a rebasarse
1624 lecturas

2015-06-08
Evaluación docente ¿Y el resto de las profesiones, qué?
1911 lecturas

2015-06-04
Este sofrito de democracia tampoco funciona
1975 lecturas

2015-06-01
Miro a Tonka y me reconozco abuelo
2112 lecturas

2015-05-29
Senador JP Letelier, me cuesta mucho creerle
1991 lecturas

2015-05-24
FFEE y el líder revolucionario “Fuenteovejuna”
1855 lecturas

2015-05-19
Soy columnista... no soy candidato, líder ni mago
2172 lecturas

2015-05-12
¡A los botes, o el retorno de los brujo$!
1825 lecturas

2015-05-07
¿Nuevo gabinete? ¡Aquí estoy!
2067 lecturas

2015-05-05
¿A cuál Democracia postulan derecha y empresariado?
1821 lecturas

2015-04-27
El pueblo no es corrupto ni traidor … ustedes sí
2740 lecturas

2015-04-21
Chile: La crisis existe, el sistema naufraga, ¿qué hacer?
1942 lecturas

2015-04-15
Andrés Zaldívar, la “Pimpinela Escarlata” del mega empresariado
2383 lecturas

2015-04-13
¿Son o no responsables los periodistas actuales de esta hecatombe política?
1984 lecturas

2015-04-07
Frente de mal tiempo tormentoso para el gobierno y sus socios derechistas
2121 lecturas

2015-03-28
No es desastre natural, es error humano
2573 lecturas

2015-03-24
Caso CAVAL comprometería a autoridades Región de O`Higgins
2091 lecturas

2015-03-21
Lo siento, pero la mejor cocina es la mía
3257 lecturas

2015-03-17
Todos corruptos... ¿también Michelle?
1999 lecturas

2015-03-15
¿Para quién trabaja realmente esa falsa izquierda oficial?
2117 lecturas

2015-03-06
Peloteros, pelotudos y "pelotehuenses"
2225 lecturas

2015-03-05
Venezuela 2015 no es Chile 1973
1933 lecturas

2015-03-03
Chile en la pitilla
2035 lecturas

2015-02-26
Políticos arrodillados ante el gran capital
2263 lecturas

2015-02-23
Goebbels le corrige la plana a los “honorables’ del Parlamento chileno
2155 lecturas

2015-02-17
El hijo de la jefa, “useful idiot” de Luksic
3021 lecturas

2015-02-13
Nueva tarea para los moralistas que censuran en La Moneda
2558 lecturas

2015-01-30
La UDI se enchula ¿Unidos por Ti? o ¿Unidos por Mí?
2667 lecturas

2015-01-28
Fidel, honor y gloria. Yo te saludo
2589 lecturas

2015-01-18
¡Ahora incluso la Derecha dice ser republicana!
2384 lecturas

2015-01-12
Una pregunta necesaria
2565 lecturas

2015-01-05
Mujer, ¿sientes que de verdad te has liberado?
2200 lecturas

2014-12-31
Si campaña del terror fracasa, ¿qué hará entonces la Derecha?
2194 lecturas

2014-12-29
Si no se acata lo que la Derecha quiere, ¿somos comunistas?
3784 lecturas

2014-12-23
Disquisiciones de un don nadie
2239 lecturas

2014-12-17
¿Podría tener Chile un presidente similar a Pepe Mujica?
2237 lecturas

2014-12-15
Aislada y sola, la UDI hojea el: Manual de los Sediciosos
1827 lecturas

2014-11-27
La UDI ya parece ser Unión Demócrata… In The Pendiente
2334 lecturas

2014-11-25
Mes de circos… y de Teletón, para felicidad de los alcaldes
1577 lecturas

2014-11-10
Mariana, Soledad, Ignacio y Gutenberg; ¿los “sheriff” de la Nueva Mayoría?
1807 lecturas

2014-11-01
Educación, copago, bolicheo y otras yerbas
2502 lecturas

2014-10-29
¿Quién ordenó –o solicitó- a la DINA asesinar al ministro José Tohá?
3009 lecturas

2014-10-22
A mi gente de la década de los 60
2263 lecturas

2014-10-19
Alex Vojkovic, ¿accidente, o secuestro y asesinato?
3702 lecturas

2014-10-16
Cena de amigos permite develar el peligro en que hemos vivido
2090 lecturas

2014-10-02
Soy provinciano, tengo fecha de vencimiento
2489 lecturas




Hay 31 usuarios visitando www.generacion80.cl

òltimas Columnas
Vengo de un pueblo pequeño... que se llama Til Til por Vólker Gutiérrez
Tierra: medio siglo de la Ley de Reforma Agraria por Manuel Riesco
2016, Venezuela en la encrucijada. La grave crisis económica, social y política por Orlando Caputo
La Codelco de Eduardo Engel por Julián Alcayaga
Venezuela: crisis para todo uso por Ángel Saldomando
Otras noticias
2017-08-01
LUN DESTACA INVESTIGACIÓN EN FUSIÓN NUCLEAR DE LA CChEN
2017-07-27
CONMEMORAN LOS 50 AÑOS DE LA TOMA DE LA UC
2017-07-26
OFICIALIZAN LA POSTULACIÓN DEL FÍSICO LEOPOLDO SOTO NORAMBUENA