Columnas
2010-02-18
7861 lecturas

Arturo Alejandro Muñoz
especial para G80

Las 'maras', o pandillas centroamericanas, cuyo ejemplo amenaza expandirse hacia el sur

Se han convertido en sociedades del crimen y su mal ejemplo avanza por América hacia el ‘finis terrae’. Es la respuesta de miles de jóvenes 'marginales' centroamericanos a una situación vital insoportable, desafiando a una sociedad que les niega participación, respeto y futuro. He aquí un extracto de varias publicaciones sobre el tema.

EL ACTUAL MODELO económico neoliberal, excluyente, concentrador de riqueza en un pequeño grupo de familias, que desnacionaliza países enteros en aras de convertir Centro y Sudamérica en una plataforma de comercio, exportaciones y servicios financieros depredando recursos y territorios sin compasión ninguna, no da cabida a las aspiraciones de millones de latinoamericanos, incluyendo por cierto a la juventud.

No constituye misterio ni despropósito afirmar que el sistema capitalista (hoy en su etapa evolutiva neoliberal) requiere contar, para su existencia, con determinados eventos que en absoluto son plausibles desde el punto de vista social y humano.

El capitalismo jamás  podría mantenerse en el tiempo si no hay un significativo contingente de mano de obra de reserva (cesantía) que permita  pagar oficialmente bajos salarios y amenazar con hambrunas a quienes osen alzarse en contra de lo estatuido. Así también ocurre con otros ‘males’ propios de ese sistema, como el narcotráfico, la delincuencia común, las pandillas juveniles, las barras bravas y la amplia diferenciación de clases sociales a partir de los ingresos económicos que permiten un mayor poder de consumo.

Tales asertos distinguen no solamente a los países tercermundistas, sino también a las sociedades de naciones desarrolladas, como Estados Unidos de  Norteamérica, Inglaterra, Alemania, Rusia y Francia, donde existe una marginalidad de igual talante que aquella posible de encontrar en repúblicas latinoamericanas.

En estas últimas –especialmente en aquellas ubicadas en Centroamérica- ha surgido un elemento disociador de pésimo pronóstico social que mantiene en estado de alerta a los distintos gobiernos, amén de  sumir en honda preocupación y temor a gran parte de la ciudadanía.  Se trata de la violencia juvenil, de las pandillas, o ‘maras’, como se les conoce en algunas naciones centroamericanas.

La palabra ‘Mara’ nos remite a la visión y estructura de una pandilla, es decir a una asociación, a un grupo de varias personas reunidas por una causa común. Estas Maras tienen un origen doble. En un principio, se trató de grupos pertenecientes a barrios y/o universidades en algunas repúblicas centroamericanas (Guatemala, El Salvador, Honduras) que se reunían para acordar determinadas acciones. En esos primeros años, la noción de violencia todavía no estaba presente.

La segunda parte de este proceso tuvo lugar en Estados Unidos. Con la emigración masiva de los salvadoreños a esa especie de El Dorado después de la guerra civil (década de los ‘80) que desangró a la pequeña nación centroamericana, muchos jóvenes comenzaron a organizarse para defenderse del clasismo y racismo norteamericano, el que les dejaba un exiguo espacio laboral y sólo en determinadas ocupaciones de bajos ingresos, especialmente en la ciudad de Los Ángeles (California).

Poco a poco, dos grupos hacen su aparición, La Mara 18 (M18) y la Mara Salvatrucha (MS). Pronto, su única razón será el aniquilamiento de la otra pandilla para apropiarse no ya del barrio mismo sino, principalmente, del ‘seguro y resguardo protector’ que cobran a negocios y locales comerciales del sector.

El antropólogo guatemalteco Rolando Aecio, en el diario digital Elobservatodo.cl afirma que el término "Mara" “”surge en Guatemala a mediados de los años 70, inspirado en la película hollywoodense de ficción: "Marabunta", cuyo argumento gira en torno al desplazamiento y ataque de ese tipo de hormigas de las selvas amazónicas a centros urbanos en los EUA (al estilo de "Los Pájaros", "Abejas asesinas", "Ratas", "Snakes" y demás plagas hollywoodenses). La forma conjunta de actuar y lograr sus objetivos fue relacionada por los primeros grupos de pandilleros juveniles con esas hormigas; y el apócope del término fue adoptado para denominar a sus grupos: la "Mara"; el cual llegó también a El Salvador y de ahí fue exportado a Los Angeles. En Guatemala, en la actualidad, es común que los jóvenes (y no tan jóvenes) se refieran coloquialmente a su grupo de pertenencia como "la mara", aunque no sean pandilleros.””

Fue así entonces que en las primeras ‘maras’ salvadoreñas –fundadas en EEUU- se juntaron no sólo jóvenes latinos que vivían en las barriadas de Los Ángeles, sino también ex-guerrilleros y soldados desmovilizados, muy decepcionados con respecto a las esperanzas que tenían de obtener una vida mejor y un reconocimiento social luego del término de la guerra civil en El Salvador.

A estas ‘maras’ se suman luego algunos jóvenes que durante esa guerra civil emigraron con sus familias a los Estados Unidos o, como en muchos casos, quienes se suman a las pandillas son otros latinos que nacieron en California. Las biografías y experiencias de estos muchachos añaden a la mayoría de las ‘maras’ salvadoreñas corrientes especialmente violentas.
 
Las ‘maras’ fundadas en Estados Unidos se caracterizan por ser rigurosamente organizadas. También, por actuar con armas de fuego. Las dos más conocidas son las ya mencionadas Mara Salvatrucha (MS) y la Mara Dieciocho (M18). Sus miembros más activos y sus dirigentes pertenecían a gangs del mismo nombre en Los Ángeles, agrupando única y exclusivamente a jóvenes latinos. En El Salvador, ellas aglutinan hoy a miles de miembros y su campo de acción no está limitado a determinados barrios, pues se extiende a lo largo y ancho de las ciudades principales, incluyendo, por cierto, a la capital.

Hacia mediados de los años 80 el carácter de los grupos juveniles comienza a cambiar, pues, más rápido que lento, junto a los "grupos de esquina" y a los grupos de "niños de la calle" surgen y se extienden las pandillas. Comparativamente, tienen ya nuevas formas de organización y realizan acciones extremadamente violentas. Adquieren pronto un considerable significado y prestigio entre los jóvenes de sus barrios y algunas pandillas o maras llegan a tener 100 ‘soldados’ o más. La violencia es  no sólo su carta de presentación, sino también su forma de ‘gobierno’.

Es así que la defensa de los territorios, delimitados por los mismos jóvenes -algunas cuadras o todo el barrio- se convierte en uno de los elementos centrales para entender sus acciones. Mientras que los antiguos grupos de la calle tendían a evitar llamar la atención, las pandillas irrumpen en el vecindario y en las escuelas de manera provocativa, veleidosa y violenta.

En Guatemala y más tarde en El Salvador y Honduras, esos grupos toman el nombre de maras. En Costa Rica se llaman chapulines. En El Salvador, a causa de la prolongada guerra civil, experimentaron cambios en el tiempo, apareciendo en grandes números a partir de 1992, después del acuerdo de paz.

Están subdivididas en grupos o ‘clikas’ locales, que actúan y avanzan independientemente con liderazgos propios. Mantienen relaciones con ‘maras’ de Guatemala y Honduras, procurando expandir la experiencia y organización hacia el sur del continente, a Colombia, Perú y Brasil. Lo grave radica en que todas estas agrupaciones dejaron de ser organizaciones de pandillas juveniles que cometían ilícitos menores, pues ahora se han convertido en la columna vertebral del fenómeno delincuencial de algunos países centroamericanos.

Se trata entonces de un fenómeno social múltiple, que abarca desde pequeños grupos de "esquineros" hasta organizaciones perfectamente estructuradas que llegan a tener carácter internacional, armas  variadas y una decisión incontrarrestable para usarlas contra quienes se crucen en sus caminos. Por cierto, hay diferencias entre las pandillas de cada país y también las pandillas nacionales se van transformando con el paso del tiempo, llegando a constituir verdaderas ‘sociedades del crimen’, tanto o más peligrosas que las bandas de narcotraficantes.  
 
A esta “evolución” ha contribuido la ausencia de políticas gubernamentales de prevención e incorporación de la juventud a la sociedad, y también ha jugado un rol de primera magnitud el modelo socio económico implementado en El Salvador, Honduras y Guatemala desde principios de los años noventa.

Ha sido, pues, el actual modelo económico que en su perfil político equivocó plenamente el camino, al aplicar, casi sin discriminación ni programas alternativos, una mano dura clasista rayana en la brutalidad… soslayando –negativamente, como ha quedado demostrado por los fríos hechos- que esa ‘brutalidad’ es el mejor nutriente, el más puro oxígeno, mediante el cual se alimentan las ‘maras’ y las pandillas juveniles, ya que el rito y la violencia son parte intrínseca de la constitución organizacional de ambas, habida consideración de que sus miembros han crecido, se han formado y viven rutinariamente en un ambiente hostil en extremo.

Basta recordar que para integrar una ‘mara’ los jóvenes (varones) tienen que sufrir una paliza de varios minutos propinada por cinco o más componentes antiguos, mientras que las mujeres obtienen la membresía luego de soportar una violación colectiva o, en el mejor de los casos (¿?), tener relaciones sexuales con uno de los jefes.

En cuanto al rito, el tatuaje es otro elemento fundamental de la ‘mara’. Tatuarse significa adquirir peso e importancia en el seno del clan y sobre todo demostrar sentido de pertenencia al mismo, quitándole la vida a  cualquier enemigo o adversario que los líderes del clan consideren necesario eliminar físicamente. Entonces, el recién ingresado a la pandilla recibe la orden… y un arma.

Los delitos que los mareros cometen van desde robos simples hasta operaciones complejas con características de comandos paramilitares, crímenes por encargo, el paso por la frontera de ilegales y disputas de territorios por el control y el manejo de drogas.

También resultan ser utilizados, sobre todo los más jóvenes, por los carteles de la droga. Son la carne de cañón de los barones del narcotráfico:: a sueldo, aprovisionados de dinero, armas pesadas y drogas para consumo propio, son pagados (y muy bien pagados y protegidos) para introducir el comercio y vigilar la zona. Sus filas están formadas en su mayoría por jóvenes pobres y sin educación, lo que los deja en una situación de exclusión social sin inserción en el sistema. Los más arrojados suelen ser los miembros más jóvenes, de apenas 12 o 13 años de edad, quienes desean ganar status en la ‘mara’, y obtener tempranamente un lugar en la cúpula del liderazgo.

A tal grado y extremo ha llegado la desesperante (y fracasada) actuación de los gobiernos neoliberales centroamericanos en relación al fenómeno de la violencia juvenil y las ‘maras’, que la lectura obligatoria de la Biblia en las escuelas es la última propuesta o proyecto de ley que ha ingresado a la Asamblea Legislativa de El Salvador para hacer frente a la cifra de homicidios que han convertido a ese país centroamericano en el más violento del continente. Con esta medida sus promotores creen que se controlarán las acciones de las pandillas juveniles.

La pieza de correspondencia fue presentada en la Asamblea Legislativa salvadoreña por su principal impulsor, Antonio Almendáriz, coronel de la Fuerza Armada, evangélico y veterano diputado del derechista Partido de Conciliación Nacional (PCN).

“Está hablado con los otros partidos de derecha, y lo que queremos es aprobar el decreto en la sesión plenaria del próximo jueves”, dijo Almendáriz a www.elmundo.es’. Aunque dividida en cuatro partidos, la derecha controla con holgura el Parlamento salvadoreño.

En la pieza, que incluye dos citas bíblicas –Proverbios 22:6 e Isaías 55:11–, se explican las razones que le llevaron a plantear la lectura de la Biblia: El Salvador es una de las sociedades “más violentas del mundo”, y las cifras no han disminuido a pesar de las durísimas medidas anti delincuencia puestas en marcha.

“Es necesario admitir –reza la propuesta– que el incremento del índice delincuencial se debe a la interacción de factores políticos, económicos, sociales y culturales; sin embargo, todo ello podrá superarse si reconocemos que debería existir una formación moral, tomando como base la lectura diaria de la Santa Biblia, con lo cual, muchos de estos inconvenientes podrán solventarse (sic)”.

El decreto consta de tres artículos: el primero señala que la Biblia se deberá leer 10 minutos antes del inicio de las clases en los centros educativos públicos y privados; el segundo dice que el ministro de Educación deberá reunirse con los líderes religiosos para escoger lo que se leerá; y el tercer artículo facultará a los padres a autorizar la no asistencia de sus hijos a las lecturas si así lo consideran pertinente.

“Este último punto es para respetar la libertad de culto que consigna la Constitución”, dijo el diputado. Curiosamente, la pieza de correspondencia o proyecto de ley llegó a la Asamblea Legislativa el mismo día que los diputados aprobaron una reforma a la Ley Penal Juvenil para elevar de 7 a 15 años la pena de internamiento máxima para los menores infractores. En esta ocasión, la medida también se vendió como una herramienta para combatir a las maras.

Como es posible observar, al menos en algunas naciones centroamericanas, los efectos de las guerras civiles y de la aplicación a fondo del capitalismo salvaje, ha generado severos conflictos sociales que los gobiernos no pueden solucionar.

Las ‘maras’ y la violencia juvenil parece ser uno de los principales  flancos deteriorados del neoliberalismo, por cuyos intersticios escapa a raudales la falsa paz y tranquilidad que a través de los medios de información y de las tiendas partidistas de la extrema derecha -y del falso progresismo-, viene prometiendo desde siempre el conservadurismo político-económico, tendencia ideológica a la cual, por cierto, le resulta imposible  gobernar sin la existencia de alta cesantía, corrupción, narcotráfico y violencia.

El problema, en este caso, es que las ‘maras’ (o la violencia juvenil) superó largamente la capacidad de manejo del sistema en esas naciones centroamericanas… y al parecer, su ejemplo e influencia se proyectan y derraman hacia las repúblicas de Sudamérica, como ya está comenzando a ocurrir en estos momentos en Colombia y en Perú.

* Videos sobre las Maras::

http://www.youtube.com/watch?v=It1lhZuq9rc
http://www.youtube.com/watch?v=k55NrIu2wbk
 
Arturo Alejandro Muñoz

Comenta con ayuda de Facebook(*) (Habilitado el 11 de diciembre del 2009): ¡OJO! Se puede comentar escribiendo un mail (no se muestra es solo para validación) o con cuenta de Facebook.


(*)Algunas versiones de Internet Explorer bloquean esta herramienta social, sugerimos navegar con Firefox, Safari, Opera, Chrome u otro navegador web para hacer y leer los comentarios



1.484.059 lecturas en total tienen las 513 columnas de Arturo Alejandro Muñoz con 2.893 lecturas en promedio por columna
Columnas de Arturo Alejandro Muñoz
2017-08-03
El desorden del PS
591 lecturas

2016-08-08
¿Qué quiere y para quién trabaja la Democracia Cristiana?
3651 lecturas

2016-08-02
La neo burguesía fiscal
3423 lecturas

2016-06-24
Chile vive hace años su propio “Brexit”
2586 lecturas

2016-06-20
El duopolio y sus alcaldes en comunas rurales, ¿ridículo… o ridículos?
1594 lecturas

2016-06-14
El enemigo no sólo es la derecha… es el sistema
1496 lecturas

2016-06-07
Cría cuervos... y la actual prensa canalla que siempre apoyaste te arrancará los ojos
2282 lecturas

2016-06-03
"Izquierdistas de orilla" en la Nueva Mayoría
1688 lecturas

2016-05-25
Ante un país en protesta, casta política apuesta al “mal menor”
1216 lecturas

2016-05-11
Redes sociales y prensa "oficial", ¿quién miente más?
1538 lecturas

2016-05-02
Trabajadores analizan nuevas formas de lucha
1597 lecturas

2016-04-29
Revoloteo en gallinero político confirma profundidad de la crisis
1070 lecturas

2016-04-26
¿Va a sufragar en octubre? Entonces lea esto
1225 lecturas

2016-04-21
¿El arte es de izquierda o sólo es arte sin apellidos?
1362 lecturas

2016-04-20
Tu generación y la mía unidas tras el mismo objetivo: Asamblea Constituyente
1282 lecturas

2016-04-12
Ese “centrino” llamado Patricio Aylwin Azócar
2772 lecturas

2016-04-05
Ese mal ejemplo político llamado Chile
1342 lecturas

2016-04-01
Democracia en reversa, dictadura perfecta
1370 lecturas

2016-03-14
¡¡¡A las municipales, a las municipales…!!!
1480 lecturas

2016-03-07
Graban conversación top-secret de dos sediciosos con un general
1499 lecturas

2016-01-20
Tarud, ¿parlamentario asertivo o simplemente bravucón?
1601 lecturas

2016-01-14
Gracias a mis miedos eres rico y estás libre
1551 lecturas

2016-01-11
Ya no hacemos ni haremos Historia
1459 lecturas

2016-01-06
Retazos olvidados para reconstruir una identidad política
1504 lecturas

2016-01-04
El último kilómetro
1564 lecturas

2015-12-13
La función terminó, a sacarse disfraces y caretas
1833 lecturas

2015-12-08
Izquierda latinoamericana sufre fractura en su columna vertebral
1733 lecturas

2015-11-30
No es por la democracia, es por otra cosa
1591 lecturas

2015-11-25
Neoliberalismo a la chilena se toma Argentina. ¿La culpa es del peronismo solamente?
1566 lecturas

2015-11-22
PDC, del éxtasis al regreso a sus raíces y al declive
1824 lecturas

2015-11-05
Que el populacho nos deje robar tranquilos, somos los jefes
2118 lecturas

2015-10-24
Iniciativa privada principal factor del desarrollo: mito empresarial
2232 lecturas

2015-10-21
Asamblea Constituyente: enemigo público número uno
1640 lecturas

2015-10-16
Mamihlapinatapai... en la administración comunal
1765 lecturas

2015-10-08
Señores parlamentarios, ustedes ya carecen de autoridad
1723 lecturas

2015-10-04
Pancho I, ¿pastor de algunos o capo de familia?
2966 lecturas

2015-09-25
La soberbia derrotada y la vanidad humillada
1858 lecturas

2015-09-21
Casos Wal-Mart y Felipe Kast certifican cuán débil es nuestra democracia
1691 lecturas

2015-09-08
Nuestra identidad nacional es la no-identidad
1972 lecturas

2015-08-31
Camioneros de Pinochet... raya para la suma
1904 lecturas

2015-08-27
No hay peor astilla que...
1669 lecturas

2015-08-24
El logro político de la corrupción y la estulticia
1634 lecturas

2015-08-21
Los temidos tres tercios anuncian regreso
1083 lecturas

2015-08-17
No hay tarugos para clavar la rueda de la Historia
1711 lecturas

2015-08-14
Sindicato Parlamentario, un proyecto posible
1252 lecturas

2015-08-09
La crisis política abrió las cloacas
1266 lecturas

2015-07-29
La UDI tiene su propio Ku-Klux-Klan
2052 lecturas

2015-07-23
La calva muerte busca siempre a los mejores
2296 lecturas

2015-07-14
Caso Stoulman-Pessa ¿podría comprometer a Augusto Pinochet Hiriart?
2813 lecturas

2015-07-10
Lo que nos ha enseñado el neoliberalismo
1921 lecturas

2015-07-09
En Chile no hay Bastilla, sólo hay Congreso Nacional
1684 lecturas

2015-07-02
La araña, la telaraña y la maraña
1681 lecturas

2015-06-24
Mirando Chile desde la otra banda
1815 lecturas

2015-06-17
¿Quo vadis, PS?
1718 lecturas

2015-06-15
La copa de la paciencia comienza a rebasarse
1624 lecturas

2015-06-08
Evaluación docente ¿Y el resto de las profesiones, qué?
1911 lecturas

2015-06-04
Este sofrito de democracia tampoco funciona
1975 lecturas

2015-06-01
Miro a Tonka y me reconozco abuelo
2113 lecturas

2015-05-29
Senador JP Letelier, me cuesta mucho creerle
1992 lecturas

2015-05-24
FFEE y el líder revolucionario “Fuenteovejuna”
1855 lecturas

2015-05-19
Soy columnista... no soy candidato, líder ni mago
2172 lecturas

2015-05-12
¡A los botes, o el retorno de los brujo$!
1825 lecturas

2015-05-07
¿Nuevo gabinete? ¡Aquí estoy!
2067 lecturas

2015-05-05
¿A cuál Democracia postulan derecha y empresariado?
1822 lecturas

2015-04-27
El pueblo no es corrupto ni traidor … ustedes sí
2740 lecturas

2015-04-21
Chile: La crisis existe, el sistema naufraga, ¿qué hacer?
1942 lecturas

2015-04-15
Andrés Zaldívar, la “Pimpinela Escarlata” del mega empresariado
2383 lecturas

2015-04-13
¿Son o no responsables los periodistas actuales de esta hecatombe política?
1984 lecturas

2015-04-07
Frente de mal tiempo tormentoso para el gobierno y sus socios derechistas
2121 lecturas

2015-03-28
No es desastre natural, es error humano
2573 lecturas

2015-03-24
Caso CAVAL comprometería a autoridades Región de O`Higgins
2091 lecturas

2015-03-21
Lo siento, pero la mejor cocina es la mía
3257 lecturas

2015-03-17
Todos corruptos... ¿también Michelle?
1999 lecturas

2015-03-15
¿Para quién trabaja realmente esa falsa izquierda oficial?
2117 lecturas

2015-03-06
Peloteros, pelotudos y "pelotehuenses"
2225 lecturas

2015-03-05
Venezuela 2015 no es Chile 1973
1933 lecturas

2015-03-03
Chile en la pitilla
2035 lecturas

2015-02-26
Políticos arrodillados ante el gran capital
2263 lecturas

2015-02-23
Goebbels le corrige la plana a los “honorables’ del Parlamento chileno
2155 lecturas

2015-02-17
El hijo de la jefa, “useful idiot” de Luksic
3021 lecturas

2015-02-13
Nueva tarea para los moralistas que censuran en La Moneda
2558 lecturas

2015-01-30
La UDI se enchula ¿Unidos por Ti? o ¿Unidos por Mí?
2667 lecturas

2015-01-28
Fidel, honor y gloria. Yo te saludo
2589 lecturas

2015-01-18
¡Ahora incluso la Derecha dice ser republicana!
2384 lecturas

2015-01-12
Una pregunta necesaria
2565 lecturas

2015-01-05
Mujer, ¿sientes que de verdad te has liberado?
2200 lecturas

2014-12-31
Si campaña del terror fracasa, ¿qué hará entonces la Derecha?
2194 lecturas

2014-12-29
Si no se acata lo que la Derecha quiere, ¿somos comunistas?
3784 lecturas

2014-12-23
Disquisiciones de un don nadie
2239 lecturas

2014-12-17
¿Podría tener Chile un presidente similar a Pepe Mujica?
2237 lecturas

2014-12-15
Aislada y sola, la UDI hojea el: Manual de los Sediciosos
1828 lecturas

2014-11-27
La UDI ya parece ser Unión Demócrata… In The Pendiente
2334 lecturas

2014-11-25
Mes de circos… y de Teletón, para felicidad de los alcaldes
1577 lecturas

2014-11-10
Mariana, Soledad, Ignacio y Gutenberg; ¿los “sheriff” de la Nueva Mayoría?
1807 lecturas

2014-11-01
Educación, copago, bolicheo y otras yerbas
2503 lecturas

2014-10-29
¿Quién ordenó –o solicitó- a la DINA asesinar al ministro José Tohá?
3009 lecturas

2014-10-22
A mi gente de la década de los 60
2263 lecturas

2014-10-19
Alex Vojkovic, ¿accidente, o secuestro y asesinato?
3702 lecturas

2014-10-16
Cena de amigos permite develar el peligro en que hemos vivido
2090 lecturas

2014-10-02
Soy provinciano, tengo fecha de vencimiento
2489 lecturas




Hay 36 usuarios visitando www.generacion80.cl

òltimas Columnas
Vengo de un pueblo pequeño... que se llama Til Til por Vólker Gutiérrez
Tierra: medio siglo de la Ley de Reforma Agraria por Manuel Riesco
2016, Venezuela en la encrucijada. La grave crisis económica, social y política por Orlando Caputo
La Codelco de Eduardo Engel por Julián Alcayaga
Venezuela: crisis para todo uso por Ángel Saldomando
Otras noticias
2017-08-01
LUN DESTACA INVESTIGACIÓN EN FUSIÓN NUCLEAR DE LA CChEN
2017-07-27
CONMEMORAN LOS 50 AÑOS DE LA TOMA DE LA UC
2017-07-26
OFICIALIZAN LA POSTULACIÓN DEL FÍSICO LEOPOLDO SOTO NORAMBUENA