Columnas
2010-05-22
2395 lecturas

Vólker Gutiérrez
especial para G80

Con K… de Kulzcewski

A María Cristina Gillmore


El Consejo de Monumentos Nacionales, en forma unánime, acaba de declarar en la categoría de “Monumento Histórico” a la sede del Colegio de Arquitectos de Chile. El edificio, construido en 1920 y localizado en el número 115 de la Alameda Bernardo O’Higgins de Santiago, es obra del arquitecto Luciano Kulczewski y, según dicho Consejo, representa a “uno de los mejores exponentes del Art Nouveau en Chile”, por lo que la decisión “ratifica el valor patrimonial de un inmueble reconocido y apreciado por la comunidad”.

Buena noticia para el patrimonio cultural, pues la determinación mantiene la línea de la agrupación de los arquitectos que, en 1974, ante la inminencia de que el edificio fuera derribado, decidió adquirirlo, restaurarlo y destinarlo a cobijar sus labores gremiales. Lo mismo que no se puede decir de otras obras de Kulczewski, como la que estuvo emplazada en la calle Antonio Bellet de la capital, y que fue demolida por completo en el año 2004.

La resolución del Consejo de Monumentos implica una serie de restricciones a cualquier modificación futura del inmueble que pueda afectar su fisonomía. El problema que reflota, una vez más, es que el nuevo estatus legal no conlleva una partida de recursos que asegure la preservación del edificio. Tal vez nuestros amigos arquitectos no se resientan por ello, pero no ocurre igual cosa la mayoría de las veces. Habrá que seguir discutiendo este tema, de cara a y con la ciudadanía (otro tópico pendiente en la institucionalidad patrimonial de Chile).

Sin embargo, más allá  de esta decisión que pone en valor una notable construcción de inicios del siglo pasado, interesante sería mencionar una par de cosas sobre el autor de la casona, ese chileno de padre de origen polaco que, obvio, tiene para nosotros un apellido tan difícil de pronunciar y de escribir, y que su colega Cristian Boza definió como “Un monstruo, un titán. Tenía una mano extraordinaria. Todos los planos los dibujaba a mano, en tela y tinta china. Se paseó por todos los estilos imaginados, desde el adams de calle Virginia Opazo hasta el más osado neogótico de la estación del funicular del San Cristóbal”.

Nacido en 1896 en Temuco, Luciano Kulczewski García estudió arquitectura en la Universidad de Chile. Apenas egresado, incluso antes de ello, se puso a diseñar sus peculiares construcciones en las que predominaron diversos estilos, como señaló Boza, por lo que muchos seguidores de su obra lo ubican en el centro del eclecticismo: Neogótico en su casa del barrio Lastarria; Art Nouveau en la sede del Colegio de Arquitectos; Neoclasicismo adamesco en el conjunto Virginia Opazo (en el barrio República); en fin, una amplia gama de expresiones arquitectónicas.

Pero, más allá de la variedad de modelos, Luciano Kulczewski imprimió un sello absolutamente personal en las edificaciones que diseñó, donde destacan las figuras zoomorfas (las gárgolas), los pilares enanos y la cerrajería, por dar algunos ejemplos. Siempre llama la atención en esas fachadas la rúbrica metálica que identifica al autor.

Cualquier desconocedor de la vida de Kulczewski podría pensar en un personaje excesivamente preocupado de resaltar su propia figura. No es así. De hecho, pese a que no pocas de sus creaciones gozan hoy del mismo reconocimiento que acaba de adquirir la casona en que funciona el Colegio de Arquitectos, su nombre todavía no se asocia masivamente al de las grandes personalidades de nuestra historia. Deuda que tenemos pendiente.

Dotado de una alta sensibilidad humanista y social, Luciano Kulczewski estuvo en la formación del Partido Socialista de Chile (fue amigo personal de Salvador Allende). Al final de la década de los años 30 del siglo pasado dirigió la campaña presidencial de su antiguo profesor en el Instituto Nacional, Pedro Aguirre Cerda, quien al llegar a la Primera Magistratura lo nombró administrador de la Caja de Seguro Obrero. Desde este cargo diseñó edificios colectivos para trabajadores, como una serie de conjuntos de alta calidad que todavía se pueden apreciar en ciudades nortinas y que siguen la tónica de algunas que construyó varios años antes en Santiago, que ejemplifico en las poblaciones Madrid (cercana a la calle 10 de Julio, en pleno centro) o la de Suboficiales de Caballería, en Ñuñoa.

Por lo anteriormente expresado, no extraña que, consultado respecto a sus obras preferidas, Kulczewski mencionara el acceso que diseñó para el funicular del cerro San Cristóbal, ya que “…Los días domingo, cuando ando por ahí y veo en las tardes miles y miles de obreros y de gente que viene bajando del cerro, donde han pasado el día (…) es una de las más grandes satisfacciones que tengo, posiblemente más que cualquier otra satisfacción producida por una situación de orden estético…”.

He ahí este “titán” que, poco a poco, sigue recibiendo los honores que merecen la agraciada estética de sus realizaciones, al igual que su dedicado sentido de dignidad y justicia social. Por ello también son loables el rescate que hizo el Colegio de Arquitectos de una de las obras materiales de Luciano Kulczewski, la decisión del Consejo de Monumentos de protegerla legalmente y, de forma muy especial, el tesón que puso la arquitecta María Cristina Gillmore -antes de fallecer- para acopiar junto a otros colegas suyos los antecedentes pertinentes que redundaron en esta declaratoria.
 
Vólker Gutiérrez A.
Periodista / Profesor
Presidente de Cultura Mapocho
www.culturamapocho.cl

Comenta con ayuda de Facebook(*) (Habilitado el 11 de diciembre del 2009): ¡OJO! Se puede comentar escribiendo un mail (no se muestra es solo para validación) o con cuenta de Facebook.


(*)Algunas versiones de Internet Explorer bloquean esta herramienta social, sugerimos navegar con Firefox, Safari, Opera, Chrome u otro navegador web para hacer y leer los comentarios



92.517 lecturas en total tienen las 41 columnas de Vólker Gutiérrez con 2.257 lecturas en promedio por columna
Columnas de Vólker Gutiérrez
2017-08-09
El rey de oros
544 lecturas

2017-07-27
Vengo de un pueblo pequeño... que se llama Til Til
878 lecturas

2016-07-26
Valparaíso, un futuro con raíces en el pasado
3102 lecturas

2016-07-12
La Alameda debe ser una delicia ciudadana
1399 lecturas

2016-06-14
Vivir de la nostalgia o "no te quedes en el pasado, nena’
1835 lecturas

2016-05-30
El patrimonio cultural (también) emociona
1703 lecturas

2015-02-04
Viajar la ciudad
2260 lecturas

2014-07-24
En mi calle
2053 lecturas

2014-01-24
Presencia urbana del Perú en Santiago de Chile
1491 lecturas

2013-03-07
Plaza de la Justicia...
1394 lecturas

2012-06-22
Ya no será lo mismo volver a Valdivia (es que ''me aprieta la camisa'')
1978 lecturas

2011-07-22
Milagro en la Alameda
2108 lecturas

2011-06-17
Lugarizando la memoria: Joan Baez en Ñuñoa, Chile
2331 lecturas

2011-03-08
Las patronas del 8 de marzo...
2222 lecturas

2010-11-23
Historia, futuro y... tecnocracia...
2005 lecturas

2010-08-31
El Huáscar y las campanas
2023 lecturas

2010-08-02
Leyendo (en/de) la ciudad
2202 lecturas

2010-07-26
De feriados, fiestas y homenajes
2014 lecturas

2010-06-16
No tan sinónimos
1968 lecturas

2010-06-02
Los reyes del cholguán
2053 lecturas

2010-05-22
Con K… de Kulzcewski
2396 lecturas

2010-04-14
Extranjeros en sismos chilenos
2040 lecturas

2010-04-10
La justa ciudad
1888 lecturas

2010-02-12
12 de febrero: cuádruple aniversario...
2157 lecturas

2010-01-29
Patrimonio de exportación
2160 lecturas

2009-12-22
Martín Rivas: ciudad, literatura y… teleseries
3039 lecturas

2009-10-29
No hay mal que dure cien años... ni deuda que no se pague...
2561 lecturas

2009-09-02
Cerro Santa Lucía, un espacio para la diversidad
2248 lecturas

2009-08-19
Independencia y cultura: 196 años de la Biblioteca Nacional
2181 lecturas

2009-07-08
RECORRER SANTIAGO LITERARIO
2799 lecturas

2009-05-14
Santiago necesita más espacios públicos… sin rejas...
2126 lecturas

2009-04-03
La República en un bello barrio
2134 lecturas

2009-03-24
Santiago con ojos de gringa…
2654 lecturas

2009-02-12
Una canción para Santiago
4486 lecturas

2009-02-05
La identidad recreada en Violeta Parra
2757 lecturas

2008-12-22
Un tufillo recorre la plaza
2417 lecturas

2008-12-17
¡Tramoyistas del mundo, uníos!
3368 lecturas

2008-10-17
El pasado que no deja de pasar... (o la porfía de Diego Portales)
2285 lecturas

2008-08-20
El verbo también se conjuga en pasado
2587 lecturas

2008-07-03
En el centenario de Casa Grande
2598 lecturas

2006-03-24
La Idea De Que El Mercado Tiene La Solución Para Todo Es Una Farsa
4073 lecturas




Hay 25 usuarios visitando www.generacion80.cl

òltimas Columnas
Vengo de un pueblo pequeño... que se llama Til Til por Vólker Gutiérrez
Tierra: medio siglo de la Ley de Reforma Agraria por Manuel Riesco
2016, Venezuela en la encrucijada. La grave crisis económica, social y política por Orlando Caputo
La Codelco de Eduardo Engel por Julián Alcayaga
Venezuela: crisis para todo uso por Ángel Saldomando
Otras noticias
2017-08-01
LUN DESTACA INVESTIGACIÓN EN FUSIÓN NUCLEAR DE LA CChEN
2017-07-27
CONMEMORAN LOS 50 AÑOS DE LA TOMA DE LA UC
2017-07-26
OFICIALIZAN LA POSTULACIÓN DEL FÍSICO LEOPOLDO SOTO NORAMBUENA