Columnas
2010-06-04
4828 lecturas

Arturo Alejandro Muñoz
especial para G80

Apareció el ‘Cuco’: ¡llegó el SIMCE!

El sistema educacional chileno es como un barco recién salido de los astilleros y que hace agua por los cuatro costados, pero la demagógica autoridad culpa de la mala construcción ingenieril a los marineros que deben administrarlo

Desde que el MINEDUC implantó  el Sistema de Medición de la Calidad de la Educación (SIMCE) hace ya 25 años, los chilenos venimos escuchando las mismas conclusiones, comentarios y reflexiones de parte de las autoridades de turno. En resumen, hasta este momento (año 2010) no ha habido ningún SIMCE que satisficiese medianamente a los directivos políticos de gobierno y oposición, pese a que ellos son conscientes de la enorme responsabilidad culpable que les compete (casi exclusivamente) en estas materias.  

Pero, ¿qué  es, realmente, el mentado SIMCE? Recurramos al propio MINEDUC para que nos lo explique.  

“”El SIMCE es el Sistema Nacional de Evaluación de resultados de aprendizaje del Ministerio de Educación de Chile. Su propósito principal es contribuir al mejoramiento de la calidad y equidad de la educación, informando sobre el desempeño de los estudiantes en diferentes subsectores del currículum nacional, y relacionándolos con el contexto escolar y social en el que ellos aprenden.””  

“”Las pruebas SIMCE evalúan el logro de los Objetivos Fundamentales y Contenidos Mínimos Obligatorios (OF-CMO) del Marco Curricular vigente en diferentes subsectores de aprendizaje, a través de una medición que se aplica a nivel nacional, una vez al año, a los estudiantes que cursan un determinado nivel educacional. Hasta el año 2005, la aplicación de las pruebas se alternó entre 4º Básico, 8° Básico y 2° Medio. A partir del año 2006, se evalúa todos los años a 4° Básico y se alternan 8° Básico y 2° Medio.””  

“”Además de las pruebas asociadas al currículum, el SIMCE también recoge información sobre docentes, estudiantes y padres y apoderados a través de cuestionarios de contexto. Esta información se utiliza para contextualizar y analizar los resultados de los estudiantes en las pruebas SIMCE.””

Año tras año, la prensa se da un verdadero festín cuando el Mineduc da a conocer los resultados del SIMCE. El dedo mediático revuelve la herida hasta tornarla purulenta, lo que de inmediato es recogido por el estamento de los políticos para lenguajear la verborrea que les es habitual pero, obviamente, esquivando la propia responsabilidad y culpando, como dice la bajada del título, a los ‘marineros’ que están a cargo de la nave mal construida.

Las presentes líneas no están destinadas a dar a conocer los resultados de esta prueba (si le interesa ello, favor dirigirse a http://www.simce.cl/index.php?id=421), pues lo que pretende este artículo no es demostrar, sino simplemente mostrar o mencionar algunas situaciones que constituyen el basamento del fracaso de la educación (no sólo ‘pública’ sino también privada, aunque  esta última en  muy menor grado).

En los últimos años la mano dura se ha cargado sobre los docentes, a quienes el Estado y la sociedad les endilgan un cúmulo de acciones que definitivamente NO CORRESPONDEN ser realizadas por el profesorado, quitándole preciosas horas (y días y semanas) a la actividad única que por excelencia los maestros deben efectuar: la enseñanza de materias, de programas de estudio, de contenidos y de información ‘académica’ más que psicológica, o sociológica, o moral, o médica, etc., pues para realizar estas última actividades existen psicólogos, sociólogos, curas y pastores, médicos, etc., que se han preparado debidamente para ello…pero no le exijamos a los docentes que asuman responsabilidades que están fuera de su campo profesional. Hacerlo, significa –en estricto rigor- que aquel que da esa instrucción (en este caso, quien administra el Estado Docente) es un ignorante con mayúscula…o un  politicastro vivaracho y fresco de cutis.  

Por si acaso –en el supuesto evento de que el lector desconozca la situación- es necesario avisar que en materia de calidad profesional, la queja política y mediática respecto de la idoneidad del profesorado, si se interesara en otras profesiones el resultado –lo aseguro y lo firmo- sería mucho peor. Ingenieros cuyos puentes colapsan a la primera inundación…médicos que pierden  bebé y madre en los partos…arquitectos que construyen edificios que se derrumban con un sismo de mediana intensidad…ingenieros comerciales que fracasan ante la primera crisis económica…y así sucesivamente ocurre con todas las profesiones, incluyendo la militar, ya que no bien  se produce un conflicto limítrofe serio con –y es un ejemplo- Argentina, quienes resultan muertos y derrotados son siempre los chilenos (Laguna del Desierto, es el ejemplo más claro de ello).  

Cargarle la mano únicamente al profesorado se convierte en una frescura y  cobardía sin nombre, muy típica y propia del estamento politiquero que se niega a reconocer sus faltas e irresponsable pusilanimidad. Los docentes tienen responsabilidad en el fracaso de la educación chilena…pero son actores secundarios en esta tragedia.  

Quizá  el público desconozca la situación diaria, rutinaria, que los docentes enfrentan al interior del establecimiento educacional ‘público’ (v.gr.; municipal), donde están  obligados a destinar  más del 40% de sus horas DOCENTES a efectuar trabajos ‘administrativos y estadísticos’, solicitados no sólo por su empleador (la alcaldía y el DAEM), sino también por el Ministerio de Salud, la JUNAEB, la Dirección Provincial de Educación,  el MOP, el SERVIU, e incluso la Junta de Vecinos del sector, amén de cuanto diputado y senador y concejal ande revoloteando o hinchando nueces por el sector.  

El exceso de papeleo burocrático, e inconducente en ciertas ocasiones, se ha transformado en una de las ‘principales’ actividades que el establishment le exige al profesorado que labora en escuelas y liceos municipalizados. Papeleo que, mayoritariamente, termina durmiendo el sueño eterno en un CD o en algún archivador de palanca  allá en Santiago, o arrumbado en bodegas situadas en sótanos húmedos donde nadie llegará jamás a hojear algunos de esos documentos para usarlos como referentes en la estructuración de nuevos programas o nuevas leyes, puesto que para tales efectos el establishment presta oídos solamente a las maquinarias políticas de turno, las que por ningún motivo considerarán positivamente la opinión de los profesores (quienes tampoco son llamados a sentarse  junto a los políticos para analizar estos temas).  

Lo anterior, obviamente, no sucede en los colegios e institutos particulares. Allí, ningún profesor pierde miserablemente su tiempo de docencia en responder y llenar decenas de cuestionarios, papeles, documentos, encuestas y demases, exigidas por el MINEDUC. Tampoco deshojan sus necesarias horas de clases en atender ‘médica, psicológica ni socialmente’ a sus alumnos, como sí están obligados a hacer –cada día- los profesores de la educación pública (muchos de los cuales trabajan también, parcialmente, en la educación particular y sus logros académicos difieren sustancialmente debido a los motivos señalados en estas línea).  

¿Y las políticas de Educación en el aparato público ? ¡Ah…las políticas!  He ahí el quid del asunto, la yema del huevo, el cuesco de la palta. ¿Cuántos programas  ha parido el MINEDUC desde el año 1985 a la fecha sin obtener resultados significativamente positivos? Decenas, tal vez cientos de programas han sido impuestos por el Estado Docente en la peregrina convicción de que se puede construir sobre arena, ya que el problema de fondo –el verdadero intríngulis- se halla en el marco teórico que sustenta a la política central en estas materias. Si ello no cambia, los avances seguirán siendo mínimos, lentos e insuficientes.  

Es imprescindible devolverle al profesor el mando en la sala de clases y en el sistema escolar. Los niños y los adolescentes tienen derechos, por cierto. Pero esos derechos no pueden constituir el escenario ideal para la flojera, la frescura e incluso la delincuencia. Muy pocos alumnos, hoy día, sienten presiones o angustias si obtienen calificaciones por debajo de la nota mínima, la cual, además, por reglas obsoletas y ‘filopsicológicoides’, deben ser anotadas con tinta azul, jamás ‘roja’ porque ese color provocaría ‘traumas’ en el alumno (¡¡no me diga!!). Tampoco se puede retar a un alumno(a) que esté armando bochinche en la sala de clases, ya que ello atenta contra los derechos del susodicho (¡¡no me diga, de nuevo!!), y pensar que ese mismo alumno(a) cuando practica deporte en su club del barrio, y el DT o el ‘profe’ lo reta a grito limpio y públicamente si hace mal una jugada…

Que yo sepa, ¡¡no se trauma, el niño ‘intocable’!!..y lo que es más importante, por ningún motivo falla a la próxima cita de entrenamiento o de juego. Pero, si esa misma ‘técnica’ la aplica un profesor en el colegio, ¡¡arde Troya!!, y hasta el alcalde se mete en el barullo, agregando a este hecho que algunos eméritos alcaldes, con suerte, saben firmar, pero son los primeros en rasgar vestiduras ante situaciones críticas educacionales que, por supuesto, no entienden y tampoco les interesa…a no ser por los posibles sufragios que ello conlleve (generalmente, y está comprobado, quienes  más se espantan por la prostitución que ejercen algunas damiselas en la esquina del barrio, son, siempre, la mujeres menos fieles a sus propios maridos, pero no fallan a la misa dominical ni al mes de María).    

Ahora bien, en cuanto a los avances de curso el asunto empeora a niveles insospechados. ¡¡Casi no existe la repitencia en este sistema absurdo!! Un alumno puede tener varias asignaturas con calificaciones inferiores a la nota 4,0, y el establecimiento público (léase, ‘Municipal’) está legalmente obligado a darle por aprobado el curso (¿no ve, señor, que se puede ‘traumar’ el  muchacho si le exigen ser responsable?).  Por cierto, en la educación ‘privada o particular’ ello no existe…por el contrario, ese tipo de alumnos no cuenta con matrícula en ese establecimiento al año siguiente, y si su promedio ha sido inferior a, por ejemplo, cinco coma cinco, la matrícula adquiere carácter de provisional.  

Por otra parte, los colegios e institutos particulares aplican cada año, en el período de matrícula, una especie de ‘cedazo o colador’, mediante el cual impiden que a sus aulas ingresen alumnos(as) provenientes de otros establecimientos pero con bajos promedios de calificaciones. Ello no es legal, pero se hace a ojos vista del propio MINEDUC sin que este, ni nadie, le ponga atajo al asunto.   

Desde el minuto siguiente del suicidio de Allende, el empresariado predador –ese mismo que mantuvo a los chilenos al borde de la inanición escondiendo durante dos años las mercaderías que sacaron por toneladas a la hora siguiente del golpe de estado-  comenzó a afilar sus colmillos a la espera del “gran regalo” de la dictadura: la educación y la salud.  

Esta última se transformó en Isapres….mientras que la primera, la educación, fue convirtiéndose rápidamente en ‘subvenciones’ a privados que tuviesen interés en abrir colegios que le  birlaran al papá fisco la paternidad en la instrucción pública, pues tanto los dictadores como los “Chicago boys” tenían preocupación profunda respecto de estructurar una argamasa que, años más tarde en el supuesto de la llegada de gobiernos lacayos, pero no ultra derechistas, a La Moneda- resultase en extremo difícil poner en jaque la continuidad del  gran negocio de la educación, amén, por cierto, de preservar ad infinitum la diferenciación social y cultural en beneficio de los alumnos y alumnas de establecimientos particulares. Para ello, la Constitución pinochetisdta-guzmaniana vino como anillo al dedo.

Así lo relata un lector del diario www.granvalparaiso.cl, que bajo el seudónimo de “Averno” asegura lo siguiente: “”Durante veinte años la Concertación se preocupó de perfeccionar las leyes de la dictadura para que llegaran los verdaderos dueños del país: empresarios que sólo brillan en Chile (…) Mientras no se cambie la actual Constitución Política todo se convierte en buenas intenciones, ya que el drama de la educación ha sido demostrado incluso científicamente según un estudio de la Facultad de Educación y Medicina de la Universidad Católica, el 2008, donde el problema del SIMCE es un efecto de la mala nutrición de la madre durante el embarazo ¿Me imagino que también los profesores deben correr con el gasto de la calidad de le leche que deben consumir las madres? En Chile, incluso esa situación está segmentada y se sostiene porque se busca desinformar e inducir a la opinión pública que la única solución es privatizar, además de las lamentables conclusiones de su análisis. El problema es el modelo económico que sustentan todos los que de él se benefician.””

 

No puedo sino concordar con la opinión anterior. Tanto el marco teórico como las políticas ad hoc, los programas actuales y el mismo SIMCE, han sido diseñados con un solo propósito: mostrarle a la ingenua y desinformada ciudadanía chilena algunos resultados que apuntan, a la larga, hacia la  necesidad de privatizar lo que hasta ahora sigue siendo responsabilidad estatal.  

Para nutrir lo anterior, el establishment recarga la responsabilidad del profesorado que labora en el aparato público y municipal con tareas absolutamente ajenas a su profesión, al tiempo que viste al alumnado con ropajes de autosuficiencia legal que impiden a cualquier docente (independiente de su calidad como tal) poder tomar el toro por la astas, manejar su curso y enrielar a sus alumnos por las vías del conocimiento a través de la buena enseñanza y la noble obligatoriedad del cumplimiento de sus compromisos estudiantiles.   

Es así  que padres y apoderados han sido actores relevantes en  beneficio de la torpeza y la estupidez, ya que ellos, en lugar de coadyuvar al docente en la educación de sus pupilos, se han preocupado fundamentalmente de entorpecer y agravar la situación  mediante la exigencia de asuntos colaterales, por lo general atingentes a cuestiones de tono menor, como el cortinaje de la sala, el no ‘castigo académico’ de sus hijos y pupilos, el paseo de fin de año, y otras actividades que tienen escasa relación con el meollo sustancial de sistema educativo.

En resumen, fuerte y claro, la bondad o la deficiencia de la educación pública depende en la actualidad PREFERENTEMENTE  de las políticas educacionales, mismas que hoy siguen vigentes en beneficio de la clasista privatización de la cultura, la enseñanza y la educación en Chile.  

Y esas políticas se desglosan de las leyes que nuestros entreguistas, corruptos y  mojigatos parlamentarios aprueban en el Congreso Nacional, ese melifluo y criticable Poder Legislativo que el país debería cambiar, de raíz y pronto, por una  Asamblea Constituyente donde tuviese participación una pléyade de nuevos representantes del pueblo.

Arturo Alejandro Muñoz  
 
 

 
 

Comenta con ayuda de Facebook(*) (Habilitado el 11 de diciembre del 2009): ¡OJO! Se puede comentar escribiendo un mail (no se muestra es solo para validación) o con cuenta de Facebook.


(*)Algunas versiones de Internet Explorer bloquean esta herramienta social, sugerimos navegar con Firefox, Safari, Opera, Chrome u otro navegador web para hacer y leer los comentarios



1.484.053 lecturas en total tienen las 513 columnas de Arturo Alejandro Muñoz con 2.893 lecturas en promedio por columna
Columnas de Arturo Alejandro Muñoz
2017-08-03
El desorden del PS
591 lecturas

2016-08-08
¿Qué quiere y para quién trabaja la Democracia Cristiana?
3651 lecturas

2016-08-02
La neo burguesía fiscal
3423 lecturas

2016-06-24
Chile vive hace años su propio “Brexit”
2586 lecturas

2016-06-20
El duopolio y sus alcaldes en comunas rurales, ¿ridículo… o ridículos?
1594 lecturas

2016-06-14
El enemigo no sólo es la derecha… es el sistema
1496 lecturas

2016-06-07
Cría cuervos... y la actual prensa canalla que siempre apoyaste te arrancará los ojos
2282 lecturas

2016-06-03
"Izquierdistas de orilla" en la Nueva Mayoría
1688 lecturas

2016-05-25
Ante un país en protesta, casta política apuesta al “mal menor”
1216 lecturas

2016-05-11
Redes sociales y prensa "oficial", ¿quién miente más?
1538 lecturas

2016-05-02
Trabajadores analizan nuevas formas de lucha
1597 lecturas

2016-04-29
Revoloteo en gallinero político confirma profundidad de la crisis
1070 lecturas

2016-04-26
¿Va a sufragar en octubre? Entonces lea esto
1225 lecturas

2016-04-21
¿El arte es de izquierda o sólo es arte sin apellidos?
1362 lecturas

2016-04-20
Tu generación y la mía unidas tras el mismo objetivo: Asamblea Constituyente
1282 lecturas

2016-04-12
Ese “centrino” llamado Patricio Aylwin Azócar
2772 lecturas

2016-04-05
Ese mal ejemplo político llamado Chile
1342 lecturas

2016-04-01
Democracia en reversa, dictadura perfecta
1370 lecturas

2016-03-14
¡¡¡A las municipales, a las municipales…!!!
1480 lecturas

2016-03-07
Graban conversación top-secret de dos sediciosos con un general
1499 lecturas

2016-01-20
Tarud, ¿parlamentario asertivo o simplemente bravucón?
1601 lecturas

2016-01-14
Gracias a mis miedos eres rico y estás libre
1551 lecturas

2016-01-11
Ya no hacemos ni haremos Historia
1459 lecturas

2016-01-06
Retazos olvidados para reconstruir una identidad política
1504 lecturas

2016-01-04
El último kilómetro
1564 lecturas

2015-12-13
La función terminó, a sacarse disfraces y caretas
1833 lecturas

2015-12-08
Izquierda latinoamericana sufre fractura en su columna vertebral
1732 lecturas

2015-11-30
No es por la democracia, es por otra cosa
1591 lecturas

2015-11-25
Neoliberalismo a la chilena se toma Argentina. ¿La culpa es del peronismo solamente?
1565 lecturas

2015-11-22
PDC, del éxtasis al regreso a sus raíces y al declive
1824 lecturas

2015-11-05
Que el populacho nos deje robar tranquilos, somos los jefes
2118 lecturas

2015-10-24
Iniciativa privada principal factor del desarrollo: mito empresarial
2232 lecturas

2015-10-21
Asamblea Constituyente: enemigo público número uno
1640 lecturas

2015-10-16
Mamihlapinatapai... en la administración comunal
1765 lecturas

2015-10-08
Señores parlamentarios, ustedes ya carecen de autoridad
1723 lecturas

2015-10-04
Pancho I, ¿pastor de algunos o capo de familia?
2966 lecturas

2015-09-25
La soberbia derrotada y la vanidad humillada
1858 lecturas

2015-09-21
Casos Wal-Mart y Felipe Kast certifican cuán débil es nuestra democracia
1691 lecturas

2015-09-08
Nuestra identidad nacional es la no-identidad
1972 lecturas

2015-08-31
Camioneros de Pinochet... raya para la suma
1904 lecturas

2015-08-27
No hay peor astilla que...
1669 lecturas

2015-08-24
El logro político de la corrupción y la estulticia
1634 lecturas

2015-08-21
Los temidos tres tercios anuncian regreso
1083 lecturas

2015-08-17
No hay tarugos para clavar la rueda de la Historia
1711 lecturas

2015-08-14
Sindicato Parlamentario, un proyecto posible
1252 lecturas

2015-08-09
La crisis política abrió las cloacas
1266 lecturas

2015-07-29
La UDI tiene su propio Ku-Klux-Klan
2052 lecturas

2015-07-23
La calva muerte busca siempre a los mejores
2296 lecturas

2015-07-14
Caso Stoulman-Pessa ¿podría comprometer a Augusto Pinochet Hiriart?
2813 lecturas

2015-07-10
Lo que nos ha enseñado el neoliberalismo
1921 lecturas

2015-07-09
En Chile no hay Bastilla, sólo hay Congreso Nacional
1684 lecturas

2015-07-02
La araña, la telaraña y la maraña
1681 lecturas

2015-06-24
Mirando Chile desde la otra banda
1815 lecturas

2015-06-17
¿Quo vadis, PS?
1718 lecturas

2015-06-15
La copa de la paciencia comienza a rebasarse
1624 lecturas

2015-06-08
Evaluación docente ¿Y el resto de las profesiones, qué?
1911 lecturas

2015-06-04
Este sofrito de democracia tampoco funciona
1975 lecturas

2015-06-01
Miro a Tonka y me reconozco abuelo
2113 lecturas

2015-05-29
Senador JP Letelier, me cuesta mucho creerle
1991 lecturas

2015-05-24
FFEE y el líder revolucionario “Fuenteovejuna”
1855 lecturas

2015-05-19
Soy columnista... no soy candidato, líder ni mago
2172 lecturas

2015-05-12
¡A los botes, o el retorno de los brujo$!
1825 lecturas

2015-05-07
¿Nuevo gabinete? ¡Aquí estoy!
2067 lecturas

2015-05-05
¿A cuál Democracia postulan derecha y empresariado?
1821 lecturas

2015-04-27
El pueblo no es corrupto ni traidor … ustedes sí
2740 lecturas

2015-04-21
Chile: La crisis existe, el sistema naufraga, ¿qué hacer?
1942 lecturas

2015-04-15
Andrés Zaldívar, la “Pimpinela Escarlata” del mega empresariado
2383 lecturas

2015-04-13
¿Son o no responsables los periodistas actuales de esta hecatombe política?
1984 lecturas

2015-04-07
Frente de mal tiempo tormentoso para el gobierno y sus socios derechistas
2121 lecturas

2015-03-28
No es desastre natural, es error humano
2573 lecturas

2015-03-24
Caso CAVAL comprometería a autoridades Región de O`Higgins
2091 lecturas

2015-03-21
Lo siento, pero la mejor cocina es la mía
3257 lecturas

2015-03-17
Todos corruptos... ¿también Michelle?
1999 lecturas

2015-03-15
¿Para quién trabaja realmente esa falsa izquierda oficial?
2117 lecturas

2015-03-06
Peloteros, pelotudos y "pelotehuenses"
2225 lecturas

2015-03-05
Venezuela 2015 no es Chile 1973
1933 lecturas

2015-03-03
Chile en la pitilla
2035 lecturas

2015-02-26
Políticos arrodillados ante el gran capital
2263 lecturas

2015-02-23
Goebbels le corrige la plana a los “honorables’ del Parlamento chileno
2155 lecturas

2015-02-17
El hijo de la jefa, “useful idiot” de Luksic
3021 lecturas

2015-02-13
Nueva tarea para los moralistas que censuran en La Moneda
2558 lecturas

2015-01-30
La UDI se enchula ¿Unidos por Ti? o ¿Unidos por Mí?
2667 lecturas

2015-01-28
Fidel, honor y gloria. Yo te saludo
2589 lecturas

2015-01-18
¡Ahora incluso la Derecha dice ser republicana!
2384 lecturas

2015-01-12
Una pregunta necesaria
2565 lecturas

2015-01-05
Mujer, ¿sientes que de verdad te has liberado?
2200 lecturas

2014-12-31
Si campaña del terror fracasa, ¿qué hará entonces la Derecha?
2194 lecturas

2014-12-29
Si no se acata lo que la Derecha quiere, ¿somos comunistas?
3784 lecturas

2014-12-23
Disquisiciones de un don nadie
2239 lecturas

2014-12-17
¿Podría tener Chile un presidente similar a Pepe Mujica?
2237 lecturas

2014-12-15
Aislada y sola, la UDI hojea el: Manual de los Sediciosos
1828 lecturas

2014-11-27
La UDI ya parece ser Unión Demócrata… In The Pendiente
2334 lecturas

2014-11-25
Mes de circos… y de Teletón, para felicidad de los alcaldes
1577 lecturas

2014-11-10
Mariana, Soledad, Ignacio y Gutenberg; ¿los “sheriff” de la Nueva Mayoría?
1807 lecturas

2014-11-01
Educación, copago, bolicheo y otras yerbas
2503 lecturas

2014-10-29
¿Quién ordenó –o solicitó- a la DINA asesinar al ministro José Tohá?
3009 lecturas

2014-10-22
A mi gente de la década de los 60
2263 lecturas

2014-10-19
Alex Vojkovic, ¿accidente, o secuestro y asesinato?
3702 lecturas

2014-10-16
Cena de amigos permite develar el peligro en que hemos vivido
2090 lecturas

2014-10-02
Soy provinciano, tengo fecha de vencimiento
2489 lecturas




Hay 36 usuarios visitando www.generacion80.cl

òltimas Columnas
Vengo de un pueblo pequeño... que se llama Til Til por Vólker Gutiérrez
Tierra: medio siglo de la Ley de Reforma Agraria por Manuel Riesco
2016, Venezuela en la encrucijada. La grave crisis económica, social y política por Orlando Caputo
La Codelco de Eduardo Engel por Julián Alcayaga
Venezuela: crisis para todo uso por Ángel Saldomando
Otras noticias
2017-08-01
LUN DESTACA INVESTIGACIÓN EN FUSIÓN NUCLEAR DE LA CChEN
2017-07-27
CONMEMORAN LOS 50 AÑOS DE LA TOMA DE LA UC
2017-07-26
OFICIALIZAN LA POSTULACIÓN DEL FÍSICO LEOPOLDO SOTO NORAMBUENA