Entrevista
2015-08-17

"Hemos logrado instalar nuevas ideas en el mundo, a partir de nuestras propias experiencias"
Entrevista al candidato al Premio Nacional de Ciencias Exactas 2015 Doctor Leopoldo Soto Norambuena

Por Dauno Tótoro Taulis
A finales del mes de agosto de este año se dirimirá el Premio Nacional de Ciencias, que en esta oportunidad corresponderá a un investigador o investigadora en Ciencias Exactas.

El Doctor en Física Experimental Leopoldo Soto Norambuena ha sido patrocinado formalmente para recibir esta distinción por el colectivo Generación ’80, fundamentando este movimiento su iniciativa “por sus aportes de vanguardia a las ciencias, a la divulgación científica y a la formación de nuevos investigadores”. Destacan los patrocinantes del Doctor Soto que “su labor señera ha sido realizada desde una institución pública chilena y sus procedimientos, diseño de modelos experimentales y resultados han sido recogidos y aplaudidos en 130 de los más importantes congresos internacionales, en un número similar de conferencias nacionales y en 85 publicaciones científicas de primera línea a nivel mundial”.



El Premio Nacional de Ciencias es la máxima distinción otorgada por el Estado y se otorga a aquellas contribuciones al desarrollo de la ciencia en Chile, que vayan en beneficio del país y que signifiquen en sí mismas una contribución específica a su área de investigación.

Los reconocimientos que durante su carrera ha recibido el Doctor Leopoldo Soto conforman una larga lista: La Beca para Estudios de Doctorado otorgada por la Fundación Andes (1990); la Cátedra Presidencial en Ciencias otorgada por el Presidente Eduardo Frei Ruiz Tagle (1999); el nombramiento como Fellow of the Institute of Physics of the United Kingdom  (2007); el Premio a la Excelencia de la Comisión Chilena de Energía Nuclear en dos oportunidades (1999 y 2007), así como su membresía en los comités científicos de varias conferencias internacionales.

La postulación del Doctor Soto es singular, pues se trata no sólo de un reconocido científico e investigador en física de plasmas, sino además por ser un hombre de amplios y variados intereses, los que le han llevado a cursar y finalizar diplomados en ciencias sociales y estudios de religiones comparadas; emprendimientos de divulgación científica en el área audiovisual;  labores gremiales en el concierto de las asociaciones de científicos, además de encabezar un comité de físicos que entregó un análisis y propuesta de transparencia a la llamada Comisión Engel.

En el entendido que todos los seres humanos necesitan del reconocimiento a las labores que desempeñan, las motivaciones para éste varían de uno en otro. Respecto de las razones por las cuales el Doctor Soto sostiene merecer este importante premio, parte de la base que “en Chile, la física se ha desarrollado principalmente en el área teórica, mientras que en los países industrializados y con más desarrollo en las ciencias, el 70 al 80% de la física que se hace es en el campo experimental. Es decir, exactamente a la inversa que en nuestro país. Esto se debe, creo, a que existe una presunción que indica que, para hacer alguna contribución significativa a nivel internacional, se requeriría de una cantidad de recursos y una inversión equivalente a la que esos países destinan a sus laboratorios e investigaciones. Sin embargo, en nuestra área de física de plasmas y en nuestro laboratorio en la Comisión Chilena de Energía Nuclear, he dirigido un equipo que sí hace aportes sustantivos en nuestra especialidad a nivel mundial.

“Este equipo está constituido por un grupo de trabajo de alta calidad profesional, en el que participan, entre otros, siete investigadores con grado de Doctor, y llevamos ya 22 años investigando y realizando experimentos al más alto nivel.

“Por otro lado, hay que señalar que en Chile el 95% de la investigación en física se hace en universidades, pero yo me he dedicado a llevar a cabo estas investigaciones en el seno de un Instituto Público. Cuando llegué a la Comisión Chilena de Energía Nuclear, en 1993, me encontré con una institución que, hasta esa fecha, no había logrado mantener un equipo de trabajo ni laboratorios que pudieran sostener en el tiempo, de modo constante, investigaciones de calidad relevante. De ahí que nuestro trabajo se haya convertido en una verdadera singularidad en el medio, pues ha sido una experiencia inédita el que, desde un Instituto del Estado, se alcancen los resultados que nos han puesto a la cabeza de nuestra disciplina a nivel mundial y que nuestras investigaciones sean citadas en las publicaciones especializadas de mayor prestigio y relevancia en el mundo”.

- ¿Cuál es el área específica en que ha destacado?

“Nuestras investigaciones se desarrollan en un área específica, la física de plasmas densos y transientes de interés en fusión nuclear que permitan la dinámica, estabilidad y producción de partículas y radiación a partir de plasmas producidos por descargas eléctricas transientes tipo z-pinch. Lo que hemos logrado a la fecha en el laboratorio que dirijo es contribuir de modo importante, mediante nuestras propias investigaciones y modelos, a una física similar a la de los experimentos que hoy se llevan a cabo en los más grandes laboratorios del mundo. Para lograrlo desde un país con recursos limitados y sin una política clara en el área científica, hemos encontrado una regla de escala que permite estudiar fenómenos físicos que en otros sitios se desarrollan en mucho mayores dimensiones, logrando resultados comparables y complementarios a los de los grandes centros de los países desarrollados, pero haciendo uso de dispositivos de bajo costo. Es decir, con menos recursos disponibles y con una regla de escala adecuada, hacemos una física similar y comparable a la de los grandes centros y con resultados de la misma calidad.

“Esta idea original desarrollada por nosotros, escalar la física a experimentos pequeños, ha sido recogida y aplicada en laboratorios de otros países con un desarrollo similar al nuestro, pero también por centros de investigación en países desarrollados”.

- Estamos hablando de innovación, entonces…

“Exacto: nosotros no hemos copiado ideas que provengan de grandes laboratorios para hacer nuestras investigaciones. Por el contrario, hemos logrado instalar nuevas ideas en el mundo, a partir de nuestras propias experiencias y con nuestros propios diseños”.

- Respecto del Premio Nacional de Ciencias, cuyo jurado atiende la trayectoria y los resultados específicos de cada área, ¿cómo cree que será evaluado?

“Lo que sucede es que lo que se premia es lo que al jurado que dirime el premio le parece importante o relevante en ese momento específico. Me da la impresión que, en general, incide mucho la trayectoria de los postulantes, pero una trayectoria no en términos abstractos, sino una que signifique haber hecho aportes específicos y de calidad, aportes que, en definitiva, prestigien al país en el concierto de la investigación mundial. Actualmente vivimos en una cultura afirmativa en la que el reconocimiento se manifiesta públicamente, pero no siempre va acompañado de una recompensa concreta o una realización material. Con frecuencia, el reconocimiento público tiene un carácter simplemente retórico. Ser oficialmente alabado respecto de determinadas capacidades o cualidades se ha convertido muchas veces en un instrumento de política simbólica”.

***

Para el sentido común, existe una relación directa entre trayectoria y cantidad de años de trabajo. Como consecuencia del modelo de desarrollo de las ciencias en Chile, altamente concentrado en el ámbito universitario, una vez que los nuevos investigadores son incorporados a la carrera científica, existen prácticamente sólo dos opciones para los científicos jóvenes: arrimarse a un grupo de investigación ya constituido, donde tendrán acceso a un laboratorio (si se trata de ciencias experimentales) y podrán trabajar sin mayores dificultades, pero en los temas del investigador que dirige ese grupo; o intentar crear sus propios grupo de trabajo y desarrollar líneas de investigación propias, para lo que necesitarán obtener recursos que les permitan constituir nuevos laboratorios, comprar instrumentos y equipos, por lo que resulta claramente un camino más difícil.

- Usted es un físico joven, si se considera la edad a la que estamos acostumbrados que tengan los galardonados con Premios Nacionales. ¿No atenta contra su postulación esta supuesta falta de trayectoria?

“Entiendo que muchas veces se entienda a estos premios como una especie de reconocimiento a una larga vida dedicada a las ciencias, una especie de premio por acumulación de resultados, tanto como por años de ejercicio profesional. Aún cuando podría considerárseme muy joven para ser merecedor de un premio a la trayectoria (con 50 años), en el área particular de las Ciencias Exactas el promedio de edad de los galardonados es precisamente cerca de los 50 años, que es significativamente menor al de otros Premios Nacionales, como el de literatura, por ejemplo (que es de 72 años). Tengo la impresión, en esta materia, que el Premio Nacional de Ciencias Exactas tiene la particularidad de ser uno que se entrega a quienes se encuentran en plena capacidad productiva, lo que permite que el investigador se proyecte y desarrolle su potencial hacia el futuro en su área específica. Estoy convencido que el Premio Nacional de Ciencias no es un galardón para irse para la casa con un reconocimiento; no es para irse a descansar con la sensación de haber alcanzado una meta final. Por el contrario, entiendo que se trata de un incentivo para seguir trabajando”.

- A pesar de ser joven, de acuerdo con los criterios con que podría entenderse un premio a la trayectoria, en su carrera ha habido otras ocasiones en que también se le ha reconocido con otras de las distinciones que uno esperaría se otorguen a personas con mayor acumulación de años de experiencia: la Cátedra Presidencial, que recibió a los 34 años de edad (convirtiéndose en el científico más joven en haber sido merecedor de este reconocimiento).

“La Cátedra Presidencial se otorgaba con base en la sugerencia de un jurado internacional de miembros que contaran con reconocidos méritos en el área. Prueba de ello es que cuando me fue asignada en 1999, uno de los jueces era el físico Frank Wilczek, quien cinco años después recibió el Premio Nobel.

“Esta Cátedra premiaba un proyecto de investigación respaldado por una idea original que debía explicarse en un documento breve -de entre cuatro y cinco páginas-, convincente, plausible, innovador, al que debía agregarse un Curriculum Vitae que diera garantías acerca de la posibilidad efectiva de llevar a cabo dicha investigación. Así, el jurado internacional determinó que la idea que presenté era la más adecuada para estos parámetros y que mi currículum era adecuado para cumplir con estas metas”.

- En la práctica, ¿en qué consistió la Cátedra Presidencial?

“Era un aporte financiero para la investigación. Se trató de U$ 100.000 dólares anuales, por tres años. Lo habitual, hasta ese momento, era que en premios de esa naturaleza, para lo que los investigadores destinaban esos recursos era para la adquisición de equipos tecnológicos, herramientas sofisticadas con las que elevar la capacidad de sus laboratorios. Pero yo aposté por usar los fondos en otra dirección: invertí en la creación de un grupo de trabajo especializado, radicado en un Instituto del Estado, en la Comisión Chilena de Energía Nuclear. Es decir, aposté por la gente, por la contratación de un equipo de investigadores, profesionales jóvenes (incluso más jóvenes que yo). Me motivó la lógica que señalaba que si el equipo humano era de calidad, y si las investigaciones también lo eran, atraeríamos más recursos para el laboratorio. El tiempo demostró que estaba en lo correcto. Hoy nuestro laboratorio es el mejor equipado en el Hemisferio Sur en el área de investigación que desarrollamos, y es también uno de los más citados en el mundo. De hecho, uno de nuestros trabajos ha sido el más reseñado en publicaciones especializadas de los últimos diez años”.

- ¿Piensa repetir esta experiencia en caso de obtener el Premio Nacional de Ciencias?

“El destino final que he diseñado para este premio, de adjudicárseme, será para difundir los avances y resultados de nuestro trabajo en el laboratorio, para abrir nuevas puertas a nuestro trabajo en Chile, pues las internacionales ya están muy abiertas. El objetivo será visibilizar y valorar la labor que se puede y se debe hacer en los Institutos Públicos y, de este modo, será un reconocimiento al grupo entero”.

- ¿Por qué el patrocinio de una organización que no tiene que ver con las ciencias, como es el caso de  la Generación 80?

“Para mí es de suma importancia que el trabajo que he realizado, que esta trayectoria, sea un reconocimiento para una generación que dedicó su juventud a luchar por la democracia y contra la dictadura. Eso hoy no existe para la generación de los ochenta. Es más, los miembros de ella, en su mayoría, no se encuentran en puestos de dirección política ni técnica del país, sino que trabajando con gran profesionalismo y anonimato en cada una de las tareas profesionales, técnicas o creativas en las que se han embarcado.

“La articulación de los mecanismos de reconocimiento para los científicos en Chile se mantiene principalmente entre los propios científicos. Los investigadores profesionales en Chile han ido desarrollando su propio sistema de reconocimiento que les permite acceder a puestos de trabajo, fondos para investigación, promociones dentro de un sistema de jerarquía y premios. Eso me parece sesgado”.

- ¿Qué espera en términos personales de este premio?

“Es verdad que el Premio Nacional no es sólo un reconocimiento verbal, no se trata de un espaldarazo moral únicamente, pues está asociado a una cantidad de dinero. En términos personales, me va a permitir contar con una pensión vitalicia que garantizará la tranquilidad y la estabilidad financiera que no ofrece el sistema de AFPs (que es muy malo) y permitirá que, mientras esté en condiciones de trabajar, promueva la labor que realizamos, además de difundir las ciencias en colegios, visitar regiones, gestionar programas de difusión científica. El Premio se convierte, de este modo, en una tribuna que permite atraer más recursos para democratizar el conocimiento”.

- ¿Democratizar el conocimiento?

“Buena parte de las personas de mi generación (los que hoy tenemos alrededor de 50 años) y que de niños soñaban con ser científicos, se proyectaban a sí mismos  encontrando la cura para el cáncer, inventando un dispositivo anti gravitacional o una fuente de energía gratis e inagotable y, por supuesto, aspiraban a ganarse el Premio Nobel o, al menos, a ser astronautas. Los refuerzos positivos que estos niños recibían para desarrollar sus aspiraciones estaban relacionados directamente con la relación que tenían con sus padres y con los recursos, tanto materiales como simbólicos, de los que disponían sus familias. Lo más probable es que un niño de una familia en que los padres -o al menos uno de ellos-, contara con un título universitario, recibiría más estímulos positivos en su aspiración para ser científico que los de una familia con un padre obrero y una madre dueña de casa.

“Por eso es que he llegado a la convicción que la libertad está coartada por la ignorancia o la falta de acceso al conocimiento. Una masa de ciudadanos ignorantes es vulnerable, pasto fácil para la manipulación de sus conciencias; el conocimiento permite desarrollar visiones críticas de la sociedad, valorar la libertad como un derecho fundamental y para pararse ante el mundo con independencia.

“Hoy existe un tremendo contrabando ideológico cuando cualquier cosa queda sacramentada con la frase de que esto o aquello “está científicamente demostrado”. ¿Qué significa eso? ¿Que hay argumentos irrebatibles que radican en un universo vedado para los ciudadanos? Uno debe ser capaz de participar en la definición del país que queremos, pero eso debe hacerse con base en la discusión franca, abierta e informada. Las ciencias deben ser un aporte en ese proceso democratizador”.

- Usted ha estado detrás de los videos de divulgación científica para niños y jóvenes que se emiten por Internet, en Youtube, titulados “Ciencia Entretenida” y que ya van en su segunda temporada...

“Es que hoy no basta con escribir un artículo, o un libro, o ir a dar una charla a un colegio para entusiasmar a los estudiantes. ¡La verdad es que eso es lo mínimo que debe hacer un científico! Es posible llegar a mucha más gente, a muchos más jóvenes, haciendo uso de las tecnologías disponibles. Por eso es interesante el Youtube… ¡Hay que buscar formas atractivas para entusiasmar por las ciencias a las nuevas generaciones! Para ello hemos generado una asociatividad novedosa entre científicos y profesionales del medio audiovisual”.

***

A poco de dirimirse en Premio Nacional de Ciencias 2015, el respaldo a la candidatura del Doctor Leopoldo Soto ha crecido de modo transversal y  se ha manifestado en decenas de cartas que destacan la importancia, a nivel mundial, de las investigaciones en física experimental desarrolladas desde Chile por el Doctor Soto en Ciencias Exactas, así como su aporte sobresaliente a la formación de nuevos investigadores, a la divulgación y democratización del conocimiento, y a la puesta en valor de los institutos públicos de investigación en Chile, entre otras contribuciones.

De este modo, ha recibido el respaldo concreto de científicos y profesionales de la University of Southern California (EEUU); la University of California, Los Angeles (EEUU); el Princeton University Plasma Physics Laboratory (EEUU); el Oak Ridge Laboratory (EEUU); la Colorado State University (EEUU); la Proton Scientific, Inc. (EEUU); la Sociedade Brasileira de Física (Brasil); el Instituto Nacional de Pesquisas Espaciais (Brasil); la Comisión Nacional de Energía Atómica (Argentina); el Instituto de Fusión Nuclear, Universidad Politécnica de Madrid (España); la Czech Technical University in Prague (República Checa); la International Scientific Committee for Dense Magnetized Plasmas, IPPLM (Polonia); la University of Malaya (Malasia); la International Atomic Energy Agency (Austria); la Dirección de Proyectos e Investigación, Ejército de Chile; el Centro de Investigación de Excelencia Internacional en Medicina de Precisión, Pfizer (Chile); el Departamento de Ciencia Política y Relaciones Internacionales, Universidad Alberto Hurtado (Chile); la Fundación Casa de la Paz (Chile); la Comisión Chilena de Energía Nuclear (Chile); y el de su profesora de ciencias en la escuela básica de la comuna de La Florida en la que el Doctor Soto hizo sus primeros acercamientos al mundo de las ciencias.

Dauno Tótoro
leer aquí otras notas del mismo autor


Notas relacionadas

* CIENCIA ENTRETENIDA EN YOUTUBE
*
G80 POSTULA A FÍSICO LEOPOLDO SOTO AL PREMIO NACIONAL DE CIENCIAS
*
AMPLIO RESPALDO TIENE POSTULACIÓN DEL FÍSICO LEOPOLDO SOTO
* NUEVO CAPÍTULO DEL PROGRAMA CIENCIA ENTRETENIDA


Comenta con ayuda de Facebook: (Habilitado el 28 de diciembre del 2009): ¡OJO! Se puede comentar escribiendo un mail (no se muestra es solo para validación) o con cuenta de Facebook.


(*)Algunas versiones de Internet Explorer bloquean esta herramienta social, sugerimos navegar con Firefox, Safari, Opera, Chrome u otro navegador web para hacer y leer los comentarios



Hay 26 usuarios visitando www.generacion80.cl
Lecturas: 2583




Últimas Columnas
Vengo de un pueblo pequeño... que se llama Til Til por Vólker Gutiérrez
Tierra: medio siglo de la Ley de Reforma Agraria por Manuel Riesco
2016, Venezuela en la encrucijada. La grave crisis económica, social y política por Orlando Caputo
La Codelco de Eduardo Engel por Julián Alcayaga
Venezuela: crisis para todo uso por Ángel Saldomando
Otras noticias
2017-08-01
LUN DESTACA INVESTIGACIÓN EN FUSIÓN NUCLEAR DE LA CChEN
2017-07-27
CONMEMORAN LOS 50 AÑOS DE LA TOMA DE LA UC
2017-07-26
OFICIALIZAN LA POSTULACIÓN DEL FÍSICO LEOPOLDO SOTO NORAMBUENA