Noticias
2009-01-07
2704 lecturas

No tienen las mismas responsabilidades ocupante y ocupado, agresor y agredido, verdugo y víctima
A PARAR EL GENOCIDIO EN GAZA

Los sucesos que los últimos días vienen apareciendo insistentemente en los medios de prensa relativos a los ataques de Israel sobre los territorios de Gaza no son nuevos y es una política que el gobierno sionista está implementando sistemática y persistentemente con la anuencia, o al menos pasividad, de una gran parte de los gobiernos del orbe.

En Gaza se está perpetrando un crimen. Lleva tiempo perpetrándose ante los ojos del mundo. Y nadie podrá decir que no sabíamos, como se dijo en su momento en Europa sobre el holocausto, o mas recientemente en América Latina , incluido Chile, sobre los crímenes de Laos dictaduras militares.



Paradójicamente, Israel ha transformado en los hechos el territorio de Gaza en un modelo de ghetto en el siglo XXI, similar al sufrido por el pueblo judío en Varsovia (Polonia) hace 70 años.

¿Como es posible que no hayan aprendido nada de la nefasta experiencia propia a través de la historia? Las autoridades israelíes están actuando exactamente igual como lo hicieron los nazis. El odio que se les inculca a sus habitantes es el mismo de un estado fascista.  El mundo no puede tolerar esto

El estado de Israel está dando curso a su versión de la “solución final al problema de los palestinos”. No hay cámaras de gases ni hornos, sólo cortes de agua, insalubridad, falta de alimentos, delaciones, bombardeos indiscriminados, TERROR. Las víctimas de ayer son los genocidas de hoy.

¿Qué motiva esta conducta demencial? No es una represalia, no son los cohetes artesanales que han caído sobre territorio israelí, sino la proximidad de la campaña electoral lo que desencadena el ataque. No es la respuesta para un fin de la guerra, porque durante el tiempo en el que la tregua estuvo vigente el ejército israelí ha endureció aún más el bloqueo sobre Gaza y no ha cesado de llevar acabo mortíferas operaciones, mas 250 muertos en los seis meses de supuesto alto el fuego.

Con la cínica justificación de que su objetivo son los lideres del Hamas, se despoja de la condición humana a los cuerpo desmembrado por los impactos de misiles.

Hay que ser francos, esto no es la respuesta a un estallido de violencia. Esto es una ofensiva planificada y anunciada hace tiempo por la potencia ocupante. Un paso más en la estrategia de aniquilación de la voluntad de resistencia de la población palestina sometida al infierno cotidiano de la ocupación en Cisjordania y en Gaza, a un asedio por hambre cuyo último episodio es la carnicería que en estos días asoma en las pantallas de nuestros televisores en medio.

Esto no es un fracaso de la diplomacia internacional. Es una prueba más de complicidad de las potencias imperialistas con el ocupante. Y no se trata sólo el gobierno de Busch que, ya sabemos, no es referencia moral ni política, ya que es parte interesada en el conflicto, aliada incondicional del sionismo Israelí.

¿Pero que pasa con los gobiernos democráticos como el nuestro? Lamentablemente, siguen el decepcionante ejemplo europeo con una ambigua e hipocresía, es jugársela por la diplomacia silenciosa. Es decir, no hacer nada, mirar para el techo, hacerse el h…

Lo más escandaloso de lo que está pasando en Gaza es que puede pasar sin que pase nada. La impunidad de Israel no se cuestiona. La violación continuada de los derechos humanos, la trasgresión sistematiza de la legalidad internacional, de los Convenios de Ginebra y de las mínimas normas de humanidad, no tiene consecuencias.  Por el contrario, parece que se premia con acuerdos comerciales preferentes o propuestas para el ingreso de Israel en La OSCE.

Nuestro gobierno debe pronunciarse, exigir en todos los foros y en todo tonos el término de la agresión y ocupación. Hay que partir condenando con energía y de ahí coordinar acciones internacionales efectivas. Basta ya de pasividad, de indolencia, de cinismo. Una respuesta así nada tiene que ver con apoyar extremismos o fundamentalismos  musulmanes, es simplemente hacer respetar el derecho internacional.

Qué obscenas resultan las frases de nuestros dirigentes políticos repartiendo responsabilidades en partes iguales entre el ocupante y el ocupado, entre el que asedia y el asediado, entre el verdugo y la víctima. Qué indecente la pretendida equidistancia que equipara al oprimido con su opresor. El lenguaje no es inocente. Las palabras no matan pero ayudan a justificar el crimen. Y a perpetuarlo.

Noticias relacionadas

*
REPUDIO EN ISRAEL A LA MASACRE DE GAZA
* EL MÁS SANGRIENTO ATAQUE ISRAELÍ VAN CASI 300 MUERTOS

Comunicaciones G-80

Comenta con ayuda de Facebook (Habilitado el 11 de diciembre del 2009): ¡OJO! Se puede comentar escribiendo un mail (no se muestra es solo para validación) o con cuenta de Facebook.


(*)Algunas versiones de Internet Explorer bloquean esta herramienta social, sugerimos navegar con Firefox, Safari, Opera, Chrome u otro navegador web para hacer y leer los comentarios
Últimas Columnas
Vengo de un pueblo pequeño... que se llama Til Til por Vólker Gutiérrez
Tierra: medio siglo de la Ley de Reforma Agraria por Manuel Riesco
2016, Venezuela en la encrucijada. La grave crisis económica, social y política por Orlando Caputo
La Codelco de Eduardo Engel por Julián Alcayaga
Venezuela: crisis para todo uso por Ángel Saldomando
Otras noticias
2017-08-01
LUN DESTACA INVESTIGACIÓN EN FUSIÓN NUCLEAR DE LA CChEN
2017-07-27
CONMEMORAN LOS 50 AÑOS DE LA TOMA DE LA UC
2017-07-26
OFICIALIZAN LA POSTULACIÓN DEL FÍSICO LEOPOLDO SOTO NORAMBUENA



Hay 8 usuarios visitando www.generacion80.cl